Nuestro ritmo de vida exige realizar diferentes tareas para cumplir con cuestiones laborales y personales, muchas veces en un mínimo de tiempo. Desde que inicia el día, el despertador indica que es momento de iniciar con las actividades y tenemos el pendiente de que, al llegar la noche, la mayoría de esas tareas deben estar concretadas.

Cuando se tiene la sensación de que por más actividades que se realicen no se está cumpliendo con los objetivos planteados, significa que algo no se hace del todo bien y la mala organización de su tiempo le está llevando a retrasarte, o incluso a padecer del tan temido estrés.

La mejor manera de organizar su tiempo es hacerse conciente de las actividades con las que debe cumplir, así no las perderá de vista y sentirá satisfacción, bienestar y menos ansiedad.

Estos son consejos básicos para que inicie  la semana de manera más productiva:

Planifique: inicie el día planificando cuáles son las tareas “clave” que debe hacer sin falta. Aquellas cosas que debe entregar de acuerdo a su plan de trabajo, o citas que ya tenga concretadas, como ir al dentista.

Marque un horario: esto aplica para las cuestiones laborales y personales, ya que de esa manera tendrá que acoplarse a él y por ende cumplirlo. Decida que de 7 a 8 de la mañana, por ejemplo, debe revisar todos sus mails laborales.

Ponga prioridades: comience por realizar las tareas más importantes o complicadas, así lo que continúa le resultará más sencillo de ejecutar. El reporte mensual de actividades o, en la casa, arreglar aquella fuga de agua que no puede esperar, son ejemplos de este punto.

Utilice una agenda semanal: esto le ayudará a tener una idea general de su tiempo para saber qué tan saturado se encuentra. Si una amiga te pide verse durante la semana, verifique primero si es posible sin que se compliquen las demás actividades.

Organice sus mandados: salir  para hacer las compras de la semana puede quitarle mucho tiempo pero si lo planifica una vez a la semana, fuera de la hora pico, será mucho más llevadero. Puede agrupar los demás mandados como recoger medicamentos en la farmacia o dejar la ropa en la lavandería, dentro de un bloque de su día y con una ruta bien planeada, de esa manera saldrá una sola vez al día, optimizando su tiempo con lista en mano.

No se sature: hacer espacios para el descanso es igual de importante, estos momentos de calma y distracción le darán más claridad mental y le ayudarán a recargar energía. La meditación de la mañana al despertar, la hora del café a media tarde, o dejar una media hora para la lectura después de cenar, son ejemplos de pequeñas actividades de ocio que suelen ser muy beneficiosas.

Prémiese, de esta manera tendrá una motivación para seguir adelante y utilizar su tiempo de manera efectiva.

Salud180.com