El carbón es uno de los elementos más abundantes en el planeta tierra, encontrándose presente en todas las formas de vida conocidas al día de hoy. En los seres humanos es el segundo elemento con mayor abundancia, formando aproximadamente un 18.5% del cuerpo.

Su capacidad de cambio estructural, según las condiciones en las que se encuentra, lo convierte en el elemento base de estructuras tan dicotómicas como los diamantes y el grafito. Ahora, en un contexto más cotidiano, el carbón también es la base de creación del carbón activado, el nuevo favorito de la medicina estética.

Por Esteban G. Villanueva.

Su principal característica se encuentra en su capacidad de absorción, popularmente es conocido como el antídoto universal, ya que por su porosidad y carga negativa natural es capaz de absorber enormes cantidades de moléculas positivas, como las encontradas en las toxinas.

Actualmente se puede encontrar al carbón activado presente en múltiples productos como jabones, cremas, mascarillas y cosméticos afines. Si bien se debe hacer honra a sus cualidades y se debe siempre tener precaución con su uso, ya que una sobre limpieza del rostro de igual forma puede ser dañina para la piel.

El doctor Miguel Ángel Chavarría, médico estético de la clínica Face and Body Care Center y presidente de la Asociación Costarricense de Longevidad y Medicina Estética, detalla los tres principales beneficios estéticos del carbón activado y su uso.

Seborregulador: el carbón activado, además de tener capacidades de absorción, también presenta cualidades lipofílicas, en donde atrae distintas formas de grasa, entre ellas el sebum facial, y permite su eliminación y regulación.

Desintoxicante: ligado directamente a sus elementos absorbentes, al exponer superficies como la epidermis a las microporosidades del carbón activado, sus cargas negativas van a atraer y eliminar del rostro cualquier sustancia que no sea parte directa de la piel, liberando de cualquier toxina, radical o contaminación.

Bactericida: otro beneficio se encuentra en la cualidad antiséptica del componente, en donde elimina del rostro bacterias o agentes contaminantes evitando de esta forma la formación de granos por la obstrucción de los folículos pilosos en la piel.

No cabe duda que el carbón activado se perfila como el mejor ingrediente a buscar a la hora de adquirir productos para el rostro o inclusive el cuerpo, ya que existen alimentos o suplementos que contienen el componente y purifican el cuerpo de las toxinas. Sin embargo, como en todo, se debe mantener un balance, ya que las propiedades absorbentes del carbón, si bien son excelentes contra toxinas o radicales libres, pueden también absorber vitaminas y minerales que el cuerpo necesita, por lo que se debe encontrar un balance en su uso.