ALMA Weaving es una marca originaria de El Salvador que combina la moda sostenible, el tejido tradicional y las tendencias actuales, creando piezas únicas con una historia de bien mayor y conciencia ambiental.

El colorido y versatilidad de cada accesorio nos enamoró a primera vista, y cuando conocimos la iniciativa de bien social que impulsa la marca, supimos que ALMA Waeving muy pronto despegaría en la industria del diseño.

BLANK conversó con las diseñadoras  María Elena Padilla  y Alejandra Tona, socias fundadoras de la marca, para conocer más sobre la esencia tras la iniciativa y su relación con el trabajo artesanal. 

Por Esteban G Villanueva. Fotos: cortesía.
@estebangvillanueva 

ALMA Weaving, más que una marca, es una causa a la cual María Elena Padilla y Alejandra Tona han dedicado su tiempo y esfuerzo. Con su proyecto tejen oportunidades para que personas de escasos recursos puedan alcanzar una mejor forma de vida.. 

 “A nosotros nos inspira el deseo de superación de los jóvenes que, a través de las técnicas artesanales de tejido y bordado, permiten construir un proyecto social que  a su vez brinda oportunidades de estudio superiores a jóvenes de escasos recursos del país. Trabajando de la mano con los artesanos y utilizando materias primas recicladas como el cordel plástico, logramos hacer de la moda una vía de crecimiento para las personas”. 

El proyecto nace de la unión de dos mujeres, al igual que su identidad se da de la unión de sus nombres, Alejandra y María Elena. ALMA surge por un sueño y una inspiración. “La marca nació en un momento importante de nuestras vidas, cuando buscábamos poner en práctica nuestra pasión para construir un emprendimiento de triple impacto”.  

Al hablar de la inspiración tras la iniciativa, su nombre  es José. “Él es un joven estudiante que viajaba cuatro horas por la mañana y cuatro horas por la tarde para ir a la universidad. No solo viajaba grandes distancias, sino que con frecuencia debía abandonar sus estudios para conseguir empleos temporales, todo por alcanzar su sueño, de un día ser maestro de español en París”. cuenta María Elena. 

Su ideología va de la mano con el apoyo al entorno y María Elena y Alejandra creen en la sostenibilidad ambiental y social, como parte del ADN de su modelo de negocios. Buscan que todos sus productos sean fabricados de manera responsable tanto con el medio ambiente como con las comunidades con las que colaboran. 

“La inspiración de ver un joven de un pueblo lejano de la capital, que había aprendido técnicas artesanales y vivía una lucha diaria por superarse, nos llevan a desarrollar un modelo donde articulamos artesanos de una técnica de tejido que se está perdiendo”. 

En lo que a su estilo refiere, ALMA toma una base de productos elaborados a mano con tejidos artesanales, y busca mantener viva esta tradición. Luego estas son adornadas con coloridos componentes, fabricados por nuestros estudiantes, con diversas técnicas de macramé, y bordado en hilos de algodón y lana. 

Alma está conceptualizada para una mujer moderna generosa y atractiva, que es alegre, juguetona y de espíritu joven. A la vez es muy profesional, comprometida con sus ideales y dispuesta siempre a colaborar con otros para hacer del mundo un lugar mejor”, afirma María Elena.

Sus productos se encuentran disponibles tanto en físico como en digital, a través de las páginas de Cooperativa Shop, Fashion Kind, Boho Hunter, Urban Kissed y Covetio Official. De igual forma en tiendas Stare Vie (Guatemala), Soy República (México), Boho Hunter & The Bazaar Project (Miami) y Blank Coolhunting Studio & Butter (El Salvador).

ALMA3 ALMA2 ALMA4 ALMA1