Hacer un viaje ecológico no es tan difícil como piensas, por ello te dejamos algunos consejos para reducir tu huella de carbono mientras conoces un destino.

Viajar no tiene por qué ser sinónimo de contaminación y derroche de recursos, en estos tiempos de escasez y calentamiento global es necesario que los viajeros pongamos nuestro granito de arena con la ecología y el cuidado del planeta, por ello te dejamos algunos consejos para reducir tu huella de carbono mientras viajas.

1. Practicar el ecoturismo sin dañar el ambiente. Todos los destinos del mundo poseen atractivos turísticos naturales, ya sea playas, parques, montañas, reservas ecológicas o sitios protegidos que resguardan plantas y animales. Puedes visitar estos sitios para aportar algo en su conservación y promoción y al mismo tiempo respetar su entorno al evitar encender fogatas, arrojar residuos o alterar el ambiente.
El camping en estas zonas puede ser una buena experiencia, pues además de que respirarás aire puro en un ambiente limpio y fresco, estarás en contacto con la naturaleza, algo que siempre nos ayuda a relajarnos. No olvides recoger tu basura.

2. Escoger un transporte sustentable. Caminar, utilizar la bicicleta o el transporte público son buenas formas de conocer pueblos y ciudades, además de que son una alternativa más ecológica que el automóvil.Trata de dejar el avión sólo para viajes muy largos y procura utilizar los autobuses o trenes para trayectos entre pueblos y ciudades.

3. Hospedarse en un hotel ecológico. En la actualidad ya hay muchos hoteles que son en gran medida ecológicos o tienen algunas prácticas sustentables como utilizar agua reciclada para los sanitarios, usar papel biodegradable o darte la opción de reciclar tu toalla o las sábanas de tu habitación para evitar lavarlas y cambiarlas todos los días.También hay hoteles que utilizan energía solar o tienen sistemas de ahorro de luz en sus instalaciones.

4. Inscribirse a un voluntariado ambiental. Además de tener la oportunidad de viajar, estarás aportando algo al planeta. Existen muchas organizaciones sin fines de lucro e instancias internacionales que ofrecen programas para hacer voluntariados ambientales en diversos países. En estos programas aprenderás más sobre distintas temáticas encaminadas a la protección del medio ambiente, ayudarás a concientizar a la sociedad y conocerás a otros voluntarios que al igual que tú están comprometidos con el planeta.Hay voluntariados para todos los gustos, puedes viajar a una reserva y cuidar de las especies amenazadas, ayudar a recuperar lugares devastados, dar seguimiento al censo y crianza de animales en riesgo, ser guía en una zona natural o plantar árboles para reforestar un bosque.

5. Utilizar productos ecológicos para las vacaciones. Cuando armes tu maleta procura llevar productos que no dañen el ambiente, evita los aerosoles y elige más productos naturales.Hay empresas que ya fabrican productos ecológicos especialmente diseñados para las vacaciones, tal es el caso de Be Bamboo, una compañía mexicana que se dedica a la producción de productos sustentables hechos a base de bambú, una planta que en oriente se considera una plaga y al transformarla se convierte en materiales muy resistentes y naturales que son más fáciles de degradarse en la naturaleza.Para los viajeros tienen una amplia gama de productos hechos a base de esta planta, como lentes para el sol, platos, termos, playeras, sábanas térmicas y toallas que no guardan olores y son más absorbentes y suaves que el algodón.

bleublanc.mx