La diseñadora venezolana Yenny Bastida se crió en el estado Yaracuy, pero nació en Barquisimeto, la capital del estado Lara, catalogada como es el sitio con más calidez humana y color de la región centroccidental del país, su música, vestidos de crepúsculos y paisajes, demuestran cuán maravillosa puede ser esta tierra.

Tintorero, Es un pueblo de pocas casas donde el legado se tiñe y urde en telares de madera, inspirados en los que hace más de 200 años le dieron vida a la tradición del tejido en ese estado.

Recorriendo estos caminos Yenny Bastida conoció a Elizabeth Mendoza, quien es la tercera generación de esa herencia de tejedores de la Sra. Marcolina de Mendoza, su familia y su equipo le abrió las puertas, unió los hilos y tejió los textiles de esta colección, Tintorera Fall2019.

Juan Evangelista Torrealba comenzó a finales de 1800 su trabajo con los telares, llevando consigo el primer telar a la zona. Además de Sixto Sarmiento, la Familia Mendoza no solo aprendió el oficio sino que además fundó el primer taller escuela en 1922 donde enseñaron a muchos la belleza y nobleza de este arte.

En Venezuela existen muchas tradiciones maravillosas, y aunque muchas de rehúsan a desparecer por la profunda crisis del país, son más aquellos que insisten en tomarlas como bandera y hacer que la conozcan y disfruten de ella.

04yB

16yB

Tintorera es una mujer de colores y texturas inolvidables, se mueve con la brisa de esa tierra árida y brilla con la luz del sol en ese ocaso carmesí. El tejido original de la zona se utilizó como pieza fundamental de cada diseño, apliques bordados a mano con flecos de canutillos y mostacillas de vidrio de colores siempre brillantes, de esas combinaciones que solo un artesano conoce al crear las hamacas que nos mecen los sueños.

Mangas profusas, faldas amplias, telas fluidas contrastan junto a cada pieza creada con los tejidos, creando una propuesta de Fall Tropical.

“Los diseños que hicimos para nuestro Fall2019 Tintorera es mi modo de rendirle tributo al pasado, tomar una tradición como la del tejido, rescatarla y hacer que la vivan de un modo diferente, me siento orgullosa de lo que soy y es gracias a saber de dónde vengo”, expresa la diseñadora que acaba de visitar nuestro país como parte del lanzamiento de su marca en Costa Rica. Pueden conocer sus diseños en la tienda LucaLuca en Escazú.