Una soleada mañana de viernes, mientras desayunábamos al pie de las verdes montañas de Pérez Zeledón, tuvimos el gusto de compartir con el talentoso diseñador Naeem Khan.

Hacienda AltaGracia fue el selecto spot vacacional donde Khan se refugió para relajarse y respirar aire puro, tras su exitosa presentación en la más reciente edición de Mercedes-Benz Fashion Week San José. Esa mañana conversamos sobre su trayectoria, su estilo único y su visión de todo lo que implica dedicar una vida al diseño de moda.

Por Marjorie Espinal. Foto desfile: Juan Caliva.

Inspirado en la visita de The Beatles a India, Naeem Khan deslumbró al fusionar el colorido de oriente con siluetas seventies, durante su desfile de cierre en MBFWSJ 2019, y es que la vocación de Naeem Khan por el diseño comenzó a una edad muy temprana.

Sus primeros recuerdos son ver a su madre confeccionando ropa en casa, pues sus padres y su abuelo tenían un exitoso negocio familiar, creando textiles y saris para las casas de la realeza y demás personalidades prominentes de la India.

¿Cómo fueron sus inicios en el mundo del diseño?

Cuando crecí, mi padre tenía Vogue y otras revistas en la casa. Y no solo retrataban moda, también un estilo de vida. Cuando era niño, siempre me interesó y pensaba: “Oh, cuando crezca voy a tener lugares como este” o “me voy a vestir así”. Lo recuerdo tan claramente… así que fue un deseo estar en diseño, estar a la moda y vivir una vida que, afortunadamente, estoy viviendo en este momento.

¿Cómo se traduce todo este color y magia de la India a Nueva York?

India es un país con tanto patrimonio, arte, y mezcla de tantas culturas como la británica, portuguesa, mongoles e hindúes, hay tantas maravillas arquitectónicas, tanta mezcla de Oriente, gente que viene a Uzbekistán, Kazajstán, Rusia y se mezcla con la cultura india… Vas a un campo y las mujeres que cultivan arroz visten saris con pigmentos impactantes mezclados con amarillo y púrpura, flores y hojas. Así que de alguna manera está en mi ser.

Llegué a Estados Unidos y conseguí un trabajo como asistente para el diseñador Roy Halston, a la edad de dieciocho años. Alrededor de Halston había personas increíbles como Andy Warhol, Martha Graham, Liza Minelli y Elizabeth Taylor. Estas eran personas dedicadas a diferentes formas de arte, cultura y diversidad.

¿Cuál fue la lección más grande que aprendió de Halston?

Su dedicación al diseño, a pensar de manera diferente, fuera de la caja. Aprendí que tienes que rodearte de personas artísticas y sorprendentes porque la moda no se trata solo de diseñar, se trata de viajar por el mundo, de rodearte de personas increíblemente creativas que te influyen, y hay que tener una gran habilidad social.

Él era un diseñador de formas muy sencillas de vestir, pero usaba telas muy complejas. Así que cuando terminé, quería mi propia historia y pensé ¿cómo puedo ser diferente de todos los demás? La única forma de no ser Halston era inspirándome en la India de mis papás, y combinarla con la hermosa simplicidad de Roy Halston.

¿Qué lo inspira más de la ciudad de Nueva York?

Nueva York es energía burbujeando. Tienes el distrito financiero, el arte, los museos. Es muy bueno para un artista, especialmente en la moda, estar interactuando con todas estas diferentes artes, museos, el cine o la comida. La moda tiene que ver con el arte, la arquitectura, por lo que Nueva York es el lugar perfecto.

1