Durante New York Fashion Week Rihanna presentó la nueva colección para su marca Savage X Fenty y los resultados no pudieron ser mejores. La cantante develó la colección en un show que tiene ciertos dejes de las icónicas pasarelas anuales de Victoria Secret, no obstante la respuesta del público fue totalmente distinta a la de los conocidos desfiles de ropa íntima.

Por Esteban G Villanueva
@estebangvillanueva

Con reacciones positivas por toda la red y cientos de comentarios de apoyo surge la pregunta, ¿qué quiere decir un éxito de la presentación de Savage sobre la inminente caída de los shows de Victoria?

Existe un principal diferenciador entre lo que una marca puso en escena versus la otra. En el caso de Victoria´s Secret es una norma el ver a modelos cuya única definición y descriptiva es un ángel en tierra. Bien posicionado tienen el término de los Ángeles de Victoria’s Secret.

Por su parte Rihanna presentó un show en donde ser ángel no era la norma. Las personas que desfilaron eran reales. Icónicas, diosas e inminencias de vida, pero reales y principalmente diversas.

Claro, se tenían cuerpos que la cultura social determina como perfectos, pero también se representó a otras personas que en la cosmovisión social no presentan las medidas para ser “ideales”.

Esto lleva a una reflexión sobre cómo actualmente las personas, los consumidores, buscan en sus marcas una representación con la cual se sientan identificados.

Ya no se trata de tener a todos los supermodelos del momento o las mayores figuras sociales, sino de tener imaginarios con los cuales cada quien encuentre una representación.

La clave se determina en permitir a todos tener un lugar en los medios y poder verse de una manera verídica en las marcas que les venden. Cada quien desea ser parte y desea ser reconocido y las marcas deben comenzar a moverse hacia ello.

Rihanna lo logró y sólo es momento para que la industria comience a adecuarse. De manera bastante literal, just don’t call me angel.

rihanna 1