A lo largo de los años, las personas han buscado la mejor forma de aumentar sus niveles de colágeno. Cabe destacar que esta proteína se produce de forma natural en el cuerpo humano, pero pueden aumentar el consumo del mismo a través de suplementos especiales.

En las últimas décadas, las ventas de los suplementos de colágeno han aumentado en gran número; de hecho, un estudio reciente ha estimado que las ventas de estos suplementos aumentarán en más de 6 mil millones de dólares para el año 2025.

¿Qué es el colágeno?
El colágeno es una proteína producida por nuestros cuerpos de forma natural. Su función es mantener nuestro cuerpo en “buen estado”; es decir, evita que nuestra piel, tendones y ligamentos se deterioren con el pasar de los años.

Por este motivo, las personas han llegado a a pensar en que el colágeno es la clave para mantener un cutis en perfecto estado, pero al mismo tiempo, esta proteína es esencial cuando se trata de reparar los huesos, cartílagos y músculos dañados, así como ayudar a mantener la movilidad en las articulaciones y tejidos conectivos.

Si buscas aumentar su consumo personal de colágeno, querrá elegir una de las mejores opciones del mercado, siempre y cuando vayan de la mano con sus objetivos específicos. Por ello, le recomendamos echar un vistazo a los mejores suplementos de colágeno en función de sus objetivos.

El colágeno es abundante en alimentos procedentes de animales, como la carne de res, el pollo, el cerdo, el pescado y el caldo de huesos. Al igual que la proteína, el colágeno está formado por bloques llamados aminoácidos.

Al consumir colágeno, el cuerpo lo descompone en los aminoácidos lisina, metionina, glicina y prolina. Estos ácidos se pueden volver a combinar para volver a producir colágeno, si el cuerpo lo necesita.

Por ejemplo, la glicina se usa para sintetizar la creatina. Este es un ácido orgánico que ayuda a proporcionarle “combustible” a los músculos para rendir durante un entrenamiento. La lisina y la metionina, por su parte, se pueden usar para producir queratina, el cual ayuda a mantener el cabello fuerte y brillante.

Los compuestos que se obtienen, en definitiva, dependen de lo que el cuerpo más necesite en un momento dado.

El colágeno se encuentra de forma natural en el cuerpo humano, pero, ¿realmente vale la pena consumirlo a través de suplementos?

La ciencia apoya el consumo de estos suplementos para aquellas personas que mantienen un estilo de vida activo. Un pequeño estudio publicado por el British Journal of Nutrition indicó que el colágeno facilitó la creación de más masa muscular magra al ejecutar entrenamientos de fuerza (Zdzieblik et al., 2015). Además, ayudan a aliviar el dolor en las articulaciones, ya que mantiene la integridad del cartílago (un tejido similar al caucho que protege las articulaciones).

Un estudio publicado por el Journal of Agricultural and Food Chemistry, concluyó que las personas que tomaron 2 g de colágeno diarios durante 70 días tuvieron una reducción significativa en el dolor en las articulaciones, haciendo que las personas pudiera realizar una mejor actividad física que aquellos que no tomaron el suplemento (Schauss et al., 2012).

Por otra parte, los péptidos y el polvo de colágeno pueden tener una ventaja sobre el colágeno que se encuentra en los alimentos, ya que contienen el nutriente en su forma hidrolizada, lo que significa que se descompone en moléculas más pequeñas, haciendo que el cuerpo las absorba mucho más fácil.

El colágeno cuenta con numerosos beneficios para la salud, los cuales van desde la mejora en la salud en general, hasta el cuidado de la piel, uñas y cabello, y los suplementos de colágeno son las mejores opciones para aquellas personas que quieren aumentar el consumo de dicha proteína.