Los cortes clásicos, acentos marmoleados en tonos grises, neutros blancos y azul marino, revelan una colección dirigida para todos los gustos.

Mariana Bonilla

La marca de Priscila Corrales, se caracteriza por ser nostálgica hacia la forma de producir moda artesanal, sin embargo, las obras más destacadas están hechas de tela de botellas recicladas (PET).

La línea va dirigida a hombres y mujeres, que desean estar cómodos y sentirse frescos, sin sacrificar un estilo clásico en las costas y que a su vez sienta bien en la ciudad.

La colección, inspirada en la comodidad de la rutina citadina en el trópico, la conforman diseños de corte clásicos, tonos neutros blancos y azul marino, que contrastan con motivo de hojas de banano y mano de tigre.

Priscilla Corrales

Cada una de las piezas demuestran un estilo clásico relajado, además de que los cortes acentúan diferentes partes del cuerpo sin ser ceñidos.

“El proceso para llegar a crear la colección ha sido de mucho ejercicio mental, desde lo macro como pensar en un concepto visual para la marca, hasta comprar botones que sean fieles a ese concepto”, comentó la diseñadora.

Priscilla quiso que su colección fuese especial y no solamente porque es para ambos sexos, sino también que quiere generar consciencia con el uso de materiales reciclados.