Ocurre en la ciudad, cuando el verano está en su punto máximo, y también durante los días de vacaciones que pasamos cerca del mar: el pelo se esponja y se vuelve indomable. ¿A qué se debe? ¿Por qué no nos pasa a todas? Y, sobre todo, ¿podemos hacer algo para evitarlo? Ángela Hermosa Gelbart, dermatóloga integrante de la Academia Española de Dermatología, tiene las respuestas.

“La principal causa de encrespamiento del cabello es el desgaste de la fibra capilar”, apunta la experta. Dicha fibra está compuesta por tres capas que van desde el interior hasta el exterior: la médula, la corteza y la cutícula. A su vez, esta última parte está formada por varios estratos de células aplanadas y es rica en proteínas y lípidos, que hacen que el pelo sea impermeable.

“Cuando la cutícula se deteriora, el agua entra en la fibra capilar, que se hincha, y el pelo se encrespa y adquiere un aspecto quebradizo”, explica la dermatóloga. Cuanto más agua haya en el ambiente, como el de la costa, más entra en el pelo dañado y más se encrespa.

Son muchos y diversos los motivos por los que la cutícula del cabello se puede dañar. “Hay factores genéticos —como el grosor del pelo— y otros externos como el uso de secadores, planchas, tratamientos de decoloración, shampoos agresivos o el exceso de peinado del cabello”.

Pero también depende de nuestro tipo de pelo: el rizado suele encresparse con mayor facilidad. “Tiende a ser más seco porque el sebo que se produce en el cuero cabelludo no se distribuye en la fibra capilar con tanta facilidad como en el pelo liso”.

No por usar más mascarilla conseguiremos evitarlo

Cuanto más dañada esté la cutícula, más difícil será que los productos que usemos hagan efecto. Las mascarillas y suavizantes “mejoran la parte más superficial del cabello, pero no pueden regenerar las células que las componen si están muy dañadas”, asegura la experta, quien añade que existen algunas formas para intentar evitar el encrespado.

“Los acondicionadores catiónicos neutralizan las cargas negativas que se forman sobre la cutícula del pelo y además lubrican la superficie de la fibra capilar eliminando el encrespamiento”, afirma.

Además, “existen en el mercado variedad de productos antiencrespamiento como sprays, aceites y serums que pueden ser utilizados junto con los acondicionadores para eliminar la electricidad estática del pelo”.

La dermatóloga también recomienda lavar el pelo con agua fría, ya que “ayuda a secar la cutícula”, y usar peines de materiales naturales como la madera. “El plástico o el metal ayudan a aumentar la electricidad estática, que empeora el encrespamiento”.

Por último, la experta asegura que nuestra ropa también puede aumentar el problema, ya que las prendas sintéticas favorecen la generación de electricidad estática.

Buena Vida.