Entre espías, curadores y ninjas, se encuentra el día a día de un redactor de moda.

Por Esteban G Villanueva
@estebangvillanueva

Andy Sachs (Anne Hathaway en El Diablo viste a la Moda) definitivamente nos dejó altas expectativas y estándares a todos aquellos que hacemos de la redacción en revistas de moda nuestro día a día. Confieso que amaría tener acceso al closet de muestras para los editoriales (aunque probablemente nada me quede) y tener como parte de mis responsabilidades el conseguir el nuevo manuscrito de Harry Potter, pero no todos los días son una novela, o ¿sí?

En Blank nos esforzamos por hacer que cada pieza sea divertida, fresca, informativa y variada para nuestros lectores. Al final del día, lo hacemos por y para ustedes, sería bueno que les guste, ¿no? Pero bueno, ¿qué es realmente escribir para una revista?

Fashion Spies. Más que Fashion Police, tenemos que ser hackers siempre monitoreando. La industria de la moda abarca todas las partes de la Tierra y siempre hay algo que está pasando, tenemos que estar siempre atentos y escuchando. Uno nunca sabe qué tea puede estar sirviéndose. Am I right?

Curadores de Arte. Pocas cosas son tan emocionantes como ver las nuevas colecciones de los diseñadores en cada temporada y es todavía mejor plasmar sobre el papel todas las referencias y estilos que cada marca pone en sus prendas. Algunas veces si vamos más allá y vemos arte renacentista con una inspiración en las pinturas de Monet interpolado con la revolución escandinava, cuando realmente el diseñador sólo se había inspirado en una fotografía vieja, pero bueno, ¿es parte del trabajo no?

Backstage Ninjas. Todas esas clases de educación física que nos saltamos ( y no intenten negarlo, we see you, fashion kids no vamos a física) nos van a ser cobradas el día que vayamos a nuestro primer backstage. Todas las bolas que no capeamos y las millas que no corrimos las vamos a reponer saltando entre zapatos y cables y esquivando vestidos y ganchos, pero ¡ahí está la diversión! ¡Todo sea por conseguir la historia perfecta!

Contadores de Historias. De todos, este probablemente es mi favorito. Cuando un escritor de moda abre la computadora y comienza a redactar sabemos que lo que escribimos va para otras personas y entendemos que es nuestra misión lograr a través de las palabras llevarlos a cada uno de ustedes a esa pasarela, a ese backstage o al místico showroom. Cada palabra, punto y párrafo está cuidadosamente editado para crear una historia; a través de la revista o la pantalla deseamos tomarles de la mano y llevarlos con nosotros a las primeras filas o los camerinos tras bambalinas. Que sientan la emoción y ese chill en la espalda que nosotros sentimos cuando la pasarela o supimos de la noticia. ¿Cómo sé yo si mi nota es buena? Si siento un cosquilleo bajar por la espalda sé que lo logré y no voy a parar hasta encontrarlo.

La industria de la moda es todo un mundo, al inicio todo es muy grande, blinding y hasta levemente intimidante, pero con el tiempo uno aprende; se los prometo. Así que, si alguna vez han querido ser un espía, ninja, art scholar o narrador de leyendas, no tengan miedo de intentarlo. En nuestro equipo de redacción siempre tendremos espacio para un nuevo rookie y ¿quién dice que no podrías ser vos quien esté redactando nuestra nueva nota de mañana?

Pueden enviar sus currículums a marjorie@blankcommunity.com Vamos, do it. Don´t be shy!