El mercado de las bicicletas eléctricas va rodando rápido, cuesta arriba y las motocicletas le siguen el paso muy de cerca.

Por Arturo Pardo. Ilustración: Ana María Jiménez.

“El futuro no es del carro sino de la bicicleta eléctrica”, se lee reiteradamente cuando se busca información sobre la creciente tendencia de su uso. En una encuesta del 2018 realizada en Estados Unidos a nuevos compradores de este vehículo, el 28% aseguró que habían adquirido una unidad para sustituir los viajes en carro. Una encuesta en Europa, para el mismo año, indicaba que, ahí, esta cifra estaba entre el 35% y el 50%.

Según The New York Times para final de este año se habrán vendido 35 millones de bicicletas eléctricas en todo el mundo. La industria calcula que para el año 2035 la cifra de unidades en funcionamiento será de 100 millones a nivel global.

¿Cuáles son algunos de los factores que pesan en la decisión del comprador de una bici asistida por electricidad?, veamos…

Precio y tiempo

La comparación de costo entre una bicicleta eléctrica y un carro eléctrico puede hacerse en la cantidad de minutos por cada 10 km recorridos en un viaje urbano. En esa distancia, el carro demoraría 20 minutos, mientras que la bicicleta podría durar 33 minutos, en promedio. El costo promedio del carro (incluyendo precio de compra y mantenimiento) es de 40 minutos de trabajo, mientras que en el mismo recorrido es de 6 minutos para la bicicleta.

Naturaleza flexible

Es fácil evidenciar que una bicicleta ocupa menos espacio que un automóvil, lo cual le permite avanzar por espacios por donde un coche no puede. Sin embargo, además de eso, entre las opciones en el mercado también hay modelos flexibles, que hacen posible transportarlas en otros medios de transporte, como el bus o el tren.

Velocidad y distancia

En un entorno urbano una bicicleta eléctrica es capaz de alcanzar una mayor velocidad en comparación con un carro, mientras que se genera un ahorro en el tiempo de parqueo y permite avanzar mientras hay presa. Para distancias mayores y en rutas con poco tráfico, el coche será mucho más rápido.

Huella ambiental

Una bicicleta electrónica es de cero emisiones, sin embargo su capacidad para reducir emisiones dependen, en gran medida, del costo de la electricidad para operar. Un estudio realizado en Portland comparó las emisiones por persona en diferentes medios de transporte. El promedio de emisiones de CO2 de un carro en una milla (1.6 km) es de 274 gramos, en transporte público es de 140 g de CO2, mientras que el promedio para una bicicleta electrónica es de 4.9 gramos de CO2.

Motos eléctricas: un plan B perfecto

Las motocicletas eléctricas también son sorprendentemente económicas, con un costo total de propiedad que es mucho más bajo que los modelos de combustión interna. Teniendo en cuenta el reducido mantenimiento y los costos de electricidad, las ventajas de una moto eléctrica se multiplican. En Costa Rica, por ejemplo, es un vehículo que ya está siendo utilizado por empleados de servicios como Correos de Costa Rica.

En este apartado hay marcas que ofrecen grandes ventajas económicas. La marca Zero, por ejemplo, con 30 años de experiencia genera motocicletas que no producen emisiones por el tubo de escape, prácticamente no generan contaminación acústica y no requieren combustible, aceite o refrigerante.

Por su sistema de funcionamiento, además del evidente ahorro en combustible, se presenta como una motocicleta liviana con la capacidad de ser impulsada completamente por recursos renovables, en pro de reducir las emisiones de carbono de manera integral.

MÚLTIPLES BENEFICIOS:

1. Mejor desplazamiento

En un entorno urbano, las motos y las bicicletas eléctricas son capaces de alcanzar una mayor velocidad en comparación con un carro, mientras que se genera un ahorro en el tiempo de parqueo y permite avanzar mientras hay presa.

2. Una mejor experiencia

Las motocicletas eléctricas no producen emisiones a través del tubo de escape y no generan contaminación acústica. La ausencia de ruido, calor y vibración aumentan la sensación de velocidad y suavidad.

3. Economía

Gobiernos de todo el mundo están ofreciendo incentivos económicos y reducción de impuestos a quienes compran y operan motocicletas eléctricas.

4. Medio ambiente

El promedio de emisiones de CO2 de un carro en 1.6 km es de 274 gramos, en transporte público es de 140 g de CO2, mientras que el promedio para una bicicleta electrónica es de 4.9 gramos de CO2.

6. Ejercicio

Si bien la intensidad es menor que con una bicicleta convencional, lo cierto es que siempre habrá más ejercicio invertido que cuando se le compara con un automóvil.