Tres grandes figuras del automovilismo nacional comparten todo sobre la adrenalina que ha impulsado sus carreras en la pista.

Por Adry Meléndez. Fotos: Josué Fernández | Foto Andrés Solano: cortesía.

_DSC0807

Rolando Saca desdiduja límites en el CTCC

El piloto salvadoreño Rolando Saca llegó al país en el 2016, al ser nombrado gerente país de franquicias como Zara, Bershka, Pull&Bear, y Stradivarius. Así que vino a vivir a Costa Rica, pero su carro de carreras se quedó en casa y no fue hasta este 2019 que logró traerlo y competir frecuentemente en La Guácima.

A diferencia de muchos pilotos, Rolando Saca inició en los motores a los 25 años, cuando gracias al fruto de su trabajo logró comprarse un Go Kart usado que le permitiría iniciar en este emocionante mundo deportivo.

“Desde pequeño veía las carreras de Fórmula 1 con mi papá. Me aprendí los nombres de todos los equipos y pilotos, siendo muy fan de Michael Schumacher y Ferrari. Siempre tuve gran admiración de poder manejar carros tan rápidos, era una gran ambición personal, llegar a cumplir ese desafío. Realmente he sido muy bendecido por poder hacer este deporte que tanto me apasiona”, nos comenta el piloto.

En la vida de Saca hay personas que iluminan su camino y siempre lo están apoyando en los días buenos y en los malos. De un lado, está su papá, su fan #1, quien lo acompaña a cada una de sus carreras, en El Salvador, Guatemala, Costa Rica o en cualquier otra parte del mundo, siempre está ahí. Por otro lado, está Adriana afane, su esposa . También a veces lo acompañan su mamá y su hermana.

“Ella (refiriéndose a su esposa) ha sido un apoyo enorme, empujándome y recuperando mi confianza para ser mejor piloto. Realmente le debo muchísimo. También es casi mi psicóloga porque hablo de carreras todos los días”, contó Saca.

Esta pareja de salvadoreños tiene 3 años de vivir en Costa Rica y hasta este agosto del 2019, Rolando Saca pudo traer su vehículo Audi R8 LMS desde El Salvador con el fin de empezar a competir en el CTCC y, aunque también quiere seguir compitiendo a nivel Regional, tener el trabajo y las carreras en el mismo país le han beneficiado.

“Los ticos son muy apasionados al deporte del motor y me han apoyado muchísimo. Sin duda alguna, el CTCC ahora se convierte en el mejor campeonato de la región por la calidad de carros y pilotos que hay. Para mí es un honor compartir pista con pilotos tan experimentados como Milo Valverde o André Solano, quienes siempre están dispuestos a enseñar y ayudarle a uno. Al mismo tiempo, ahora tengo la ventaja de poder ir por primera vez a mi casa después de competir”, concluyó Saca.

Títulos:
Sub Campeón Formula Mazda 2018
Pole Position 150kms del CTCC 1er lugar en clasificación
En el Pole Position finalizó a una décima de romper el récord del circuito del Parque Viva.

 

_DSC0760

Milo Valverde lleva la pasión en la sangre

Los Valverde tienen legado en el automovilismo costarricense, que lo diga su árbol genealógico: Roy Valverde, el papá, es uno de los pioneros en este deporte y su nombre se encuentra en la Galería del Deporte costarricense; su hijo también de nombre Roy (hermano de Milo) fue también un piloto destacado, ambos están retirados en este momento, en competencia se encuentran Milo y sus primos Bernal y Manrique.

Milo Valverde apenas tenía 6 años cuando inició en el deporte y fue en el bicicross. A los 8 años dio el salto al motocross; luego a los 10, aprendió a conducir y ya a los 13, por fin su papá le prestó uno de sus carros, el cual no dudó en ponerlo a rodar en el Autódromo La Guácima para iniciar con sus prácticas.

Han pasado 22 años y ese niño emocionado por seguir los pasos de su papá, en este momento es uno de los pilotos más reconocidos del país, ampliando la leyenda de los Valverde defendiendo a la escudería Toyota en el CTCC.

“Desde que nací, lo único que vi fueron carros de carreras y desde pequeño me encantaban. Cada día me fui involucrando más. Se siente muy bien haber llegado a nivel profesional haciendo lo que me gusta”, comentó Milo Valverde.

Milo es esposo y papá, piloto, y actualmente trabaja en la empresa familiar Valverde Racing, donde reparan vehículos de carreras e importan repuestos. El gran reto de Milo es balancear su agitada vida con la preparación física para las carreras, la cual puede ser bastante exigente.
Su entrenamiento incluye 14 horas de actividad física semanales, donde practica ciclismo, va al gimnasio y hasta le da tiempo de hacer natación, todo con el fin de aguantar los 55 grados de temperatura dentro del vehículo de carreras, mientras conduce a más de 200 kilómetros por hora.

“La sensación de competir, poder sacarle el máximo a un carro y a una pista es increíble, esos momentos con la adrenalina a tope son difíciles de describir. No ha sido fácil, pero la satisfacción al ganar una carrera o un campeonato hacen que todo valga la pena”, comparte el piloto.

Títulos
Campeón Nacional de Endurance Costa Rica 2019
Ganador 3 Horas de Costa Rica 2019
Campeón Nacional de Panamá 2018

André-Práctica-26-de-junio-(17)

André Solano a la conquista de su sueño

André Solano es un empresario de 31 años, una mezcla entre seriedad y rebeldía, características que mantienen en equilibrio a uno de los pilotos costarricenses más destacados de los últimos tiempos.

“Un verdadero espíritu de rebeldía es aquel que busca la felicidad en esta vida” según, Henrik Johan Ibsen. Esta es la clase de hombre rebelde que es André Solano, quien tuvo que inventarse un camino en el automovilismo para poder seguir una pasión propia, debido a que en su familia no había ningún piloto.

Estudiar en el extranjero era el primer punto en la lista de pendientes que le asignó su mamá, mientras que su papá jugaba el papel de cómplice, cuando de realizar el deporte se trataba.
Solano fue un niño extrovertido y los motores siempre fueron parte de su esencia. Desde pequeño inició con los cuadra ciclos, pero los accidentes lo acompañaron durante ese periodo y decidió cambiar de disciplina.

“Después de una dura lesión me ofrecieron correr karts y ahí fue donde empezó toda mi carrera automovilística, luego a los 15 años comencé con los carros”, explicó el piloto.
Desde entonces no hay quien lo aparte de los autos de carreras, convirtiéndose en uno de los pilotos con más participación en el extranjero, además de los buenos resultados obtenidos.
“He logrado viajar a muchos lugares y conocer tanta gente diferente. Aparte de disfrutar y aprender de las diferentes culturas. Corrí para muchos equipos en todo Latinoamérica hasta que logré los resultados para poder competir en Europa”, agregó André.

A través de los años logró cumplir con su mamá, estudió en la Universidad Latina y aunque tardó algunos años estudiando por estar en las competencias ¡se graduó! Actualmente también, trabaja con ella en una empresa que tienen juntos, Hábitat Muebles, paralelo a otra empresa de publicidad.

“Al final ambos entendieron lo importante que eran las carreras para mí y siempre me impulsaron a seguir” añadió Solano.

Aunque aquí quien ganó fue su sueño, que le permitió tomar las decisiones necesarias para equilibrar su carrera laboral con su pasión por los motores. Se mantiene en la oficina, pero también entrenando y aunque sigue trabajando en mantener alineados sus horarios, la conquista de más títulos y experiencia está a la vuelta de la curva.

Títulos
Sub Campeón del CTCC
Campeón latinoamericano de f 2000
Ha sido 3 veces Campeón por marcas del CTCC