El dolor de espalda es un mal que afecta a muchísimas personas debido a sus hábitos y posturas incorrectas durante la jornada laboral. El dolor de espalda que dura más de tres meses se considera crónico y es un tipo de dolor que, según los neurocientíficos, afecta más que nuestro cuerpo físico.

El dolor crónico en realidad altera la función cerebral, afectando la atención, la memoria a corto plazo, el juicio y las habilidades sociales.

Además, el Centro Médico de Harvard informa que el dolor crónico contribuye a los trastornos del estado de ánimo, que incluyen depresión y ansiedad, dificultades para dormir y habilidades de afrontamiento, que pueden dañar las relaciones con amigos y familiares.

La forma en que su cuerpo se posiciona durante todo el día es un factor importante para el dolor de espalda y cuello, y quienes trabajan en oficinas tienen más probabilidades de sufrir dolor de espalda crónico que las personas que tienen trabajos físicamente exigentes.

Las tres causas más comunes de dolor de espalda son:

-Inclinarse hacia adelante en su silla

-Sostener el teléfono entre la oreja y el hombro.

-Falta de movimiento durante la jornada laboral.

Aquí hay algunos consejos que cualquiera puede usar para optimizar su estación de trabajo y reducir el dolor de espalda.

Personalizar la silla y el escritorio

El Dr. Scott Donkin, fundador de Occupational Health and Wellness Solutions, afirma que el acto de inclinarse hacia adelante en su silla aplasta los discos en la parte baja de la espalda y ejerce presión sobre el cuello y los hombros.

El Dr. Erik Peper de la Universidad Estatal de San Francisco recomienda estos consejos para protegerse la espalda mientras trabaja:

1. Siéntese según la curva natural de su columna vertebral. Las sillas de oficina deben tener soporte lumbar, una curva natural hacia adelante al nivel del ombligo. También puede colocar una almohada o una toalla enrollada detrás de la espalda para lograr este efecto.

2. Ajuste la altura de su silla para que pueda mantener los pies planos en el piso y las rodillas en un ángulo de 90 grados. También puede descansar los pies sobre un puntal, como un reposapiés o incluso una guía telefónica, para obtener soporte adicional.

3. Retire o baje los reposabrazos para que sus brazos estén en un ángulo de 90 grados. Esto lo alentará a mantener los hombros bajos, lo que apreciará la parte superior de la espalda.

4. Mantenga su monitor ligeramente por debajo del nivel de los ojos para evitar forzar el cuello. Si se encuentra entrecerrando los ojos, ajuste la iluminación para reducir la tensión en los ojos.

5. Optimice tus llamadas telefónicas. Muchas personas se colocan el teléfono entre la cabeza y los hombros para liberar las manos mientras hablan, lo que les produce tensión en el cuello y los hombros.

Pruebe usar un auricular o un altavoz si su conversación dura más de cinco minutos o si necesita tomar notas durante la llamada. Sostenga el teléfono en la mano y cambie entre los lados derecho e izquierdo durante la conversación.

Levántese y muévase

Las personas están hechas para moverse cada 20 minutos durante todo el día. Sentarse (o incluso pararse) en una posición durante una jornada laboral de ocho horas puede causar estragos en su cuerpo.

Tome descansos cortos, o micro descansos, una vez cada hora para usar el baño, tomar un vaso de agua, visitar la copiadora o simplemente estirarse. Sentarse por largos períodos de tiempo puede debilitar los músculos de la espalda. Estirarse por solo 60 segundos es suficiente para compensar estos efectos negativos de estar sentado.

Los investigadores sugieren que al menos la mitad de sus horas en el trabajo se deben pasar de pie, alterne entre sentarse y pararse durante todo el día.

Fortalecer sus músculos centrales con ejercicio como yoga, pilates o abdominales, trabaja los músculos de su abdomen y espalda, lo que naturalmente mejora su postura y reduce el dolor.

Blue Zones