Siguiendo con el tema de los riesgos, es importante hablar de uno de los aspectos más relacionados con el nivel de riesgos que enfrenta un negocio. Se trata de su endeudamiento.

Colaboración de Andrés Gruter.

Les propongo una pequeña adivinanza, en el cuadro de abajo he colocado 5 empresas ordenadas según el nivel de endeudamiento que tienen, de menor a mayor.

unnamed

Los reto a adivinar cuál es cuál, aquí las opciones: General Electric (el conglomerado industrial y una de las empresas con mayor historia en la bolsa de Nueva York), Amazon, American Electric Power Company (quizás la única desconocida de la lista, es una empresa de generación y distribución eléctrica), Walmart, y finalmente American Airlines.

Creo que este ejercicio puede ejemplificar muy bien el hecho de que al considerar el financiamiento empresarial es necesario tener muy en cuenta la naturaleza de cada negocio, la etapa en el ciclo de vida en el que se encuentra, su estrategia de crecimiento y su perfil de riesgo.

Aquí van las respuestas y su explicación (espero que realmente hayan el hecho el esfuerzo de intentar identificar cada una de estas empresas).

La empresa 1 es Amazon. Podría parecer contraintuitivo pensar que una de las compañías con mayor valor de mercado (capitalización bursátil) pueda ser también una de las que menos deuda utiliza de manera proporcional. Esto se debe a la naturaleza del negocio y la estrategia de crecimiento de Amazon. Se trata de una compañía que continuamente está invirtiendo en nuevos proyectos e iniciativas que pueden tener un desempeño incierto. Esto hace que los flujos de efectivo de la empresa sean altamente dependientes en el éxito de cada iniciativa emprendida por lo que la posible variabilidad hace que el financiamiento vía deuda, lo cuál implica pagos periódicos importantes, no sea lo más adecuado.

La empresa 2 es Walmart. En este caso podría también parecer algo sorprendente, después de todo una cadena de supermercados debería ser una máquina de producir flujos positivos al cobrar los productos a los consumidores al contado y pagar a sus proveedores a plazo, permitiendo de esta manera asumir fuertes compromisos con bancos. Sin embargo, Walmart también se encuentra en una estrategia de crecimiento a largo plazo y este crecimiento representa inversiones importantes en activos fijos como terrenos, edificios y equipos e inversiones en costos fijos, que pueden ser inicialmente altos como el pago de planillas en nuevas ubicaciones.

El crecimiento sin duda es bueno, pero plantea una pregunta importante: ¿Es este crecimiento sostenible en el tiempo? Sin duda Walmart puede asumir que su crecimiento es más sostenible y menos volátil que el que potencialmente pueda lograr Amazon, debido a la naturaleza del negocio de Walmart al tratarse mayormente de la venta de artículos de consumo básico; sin embargo, aun así, puede existir cierta incertidumbre. Esto le permite a Walmart hacer mayor uso de la deuda para crecer, aunque este uso debe ser prudente.

La empresa 3 es American Electric Power Company. Una compañía de servicios públicos como esta cuenta con operaciones mucho más estables, es decir los ingresos que generan este tipo de empresas son bastante más constantes pues el consumo de energía es para efectos prácticos medianamente independiente de variaciones en las condiciones generales de la economía. Esto hace que los flujos de efectivo que generan este tipo de empresas sean más fáciles de predecir y que, por lo tanto, el financiamiento vía deuda represente un menor riesgo en comparación con una empresa que tenga mayor volatilidad en sus operaciones.

Un aspecto interesante es que, a pesar de lo anterior, esta empresa no es la que se encuentra más altamente endeudada. Esto puede deberse a la necesidad que pueda tener la empresa de invertir en proyectos de generación eléctrica que impliquen el uso de nuevas tecnologías. Esto puede introducir cierto grado de incertidumbre en los flujos, por lo que la compañía no podría ser tan agresiva en el uso de deuda para financiarse.

El caso de la empresa 4, General Electric, es similar en cierto modo al anterior y por lo tanto su grado endeudamiento es también similar. Sin embargo, vale la pena también mencionar que General Electric es una de las empresas con mayor antigüedad en la bolsa de Nueva York. Definitivamente podríamos decir que la empresa se encuentra en una etapa de madurez, inclusive algunos quizás dirían que, en base a la aceleración del cambio tecnológico, la empresa podría en algún momento entrar en una etapa de declive.

Para las empresas líderes en su industria que han alcanzado ya la etapa de madurez, el enfoque estratégico no se encuentra tanto en el crecimiento, sino en sostener la posición competitiva y “ordeñar” los logros alcanzados. Esta es una coyuntura que se adapta más al uso de deuda y el grado de apalancamiento de General Electric lo refleja.

Finalmente, la empresa 5 es American Airlines. Esta es la empresa más endeudada en nuestro pequeño ejercicio (¡piensen en esto la próxima vez que se suben a un avión!). Las aerolíneas operan una gran cantidad de activos de alto valor, los aviones. Estos activos son difíciles de adquirir puesto que los productores como Boing o Airbus manejan largas listas de espera para la entrega de aeronaves y se requiere de altos desembolsos de dinero para la compra. Dado que los activos son tangibles y caros, esto da pie a que los aviones puedan servir como colateral en operaciones de financiamiento. La posibilidad de ofrecer una garantía sólida es un factor importante en el uso de deuda. Esto se une a las necesidades de las aerolíneas de ir renovando y ampliando sus flotas de aeronaves para mantenerse competitivas en el mercado.

En este caso, el uso más agresivo de la deuda junto con negociaciones colectivas con sindicatos fuertes ha hecho que los riesgos para los accionistas se incrementen grandemente. Una prueba de ello es que en varias oportunidades las aerolíneas se han tenido que declarar en quiebra para poder hacer frente a flujos muy estrechos. La propia American Airlines se declaró en quiebra en noviembre de 2011 para resurgir de esa condición poco más de dos años después en diciembre 2013. Pero no se preocupe, el avión sigue siendo una de las formas más seguras de viajar.

Contacto: agruter@expande.capital