Para definir el bienestar mental o emocional a mí me gusta basarme en la definición de la psicología positiva, el enfoque desde el cual yo trabajo, que hace una referencia amplia del bienestar mental o también llamada higiene mental.

Por Daniela Zamora.

La psicología positiva define el bienestar emocional o mental como “poseer las cualidades que permiten a los individuos y a las comunidades a desarrollarse y prosperar. Está sustentado en la creencia de que las personas quieren vivir vidas gratificantes y llenas de significado, cultivar lo que es mejor para ellos y tener experiencias de amor, juego, placer y trabajo”.

Quiero compartirte algunas de estas cualidades, y antes de eso, es importante señalar que todas las personas somos diferentes. Aunque las cualidades aquí mencionadas son las mismas para todos, como las vivimos y experimentamos es diferente, por lo que nunca debemos buscar qué le sirve al otro y aplicarlo, sino dedicar tiempo a vivir el bienestar emocional de forma personal.

A continuación enlisto algunas de estas cualidades para que puedan analizar como viven algunas de estas:

Permiso de ser humano: una de las más importantes es darnos el permiso y reconocer que somos humanos. Ser humanos implica que tenemos sentimientos y que muchas veces no controlamos lo que sentimos y debemos aceptar estos sentimientos. También podemos llegar a equivocarnos y eso está bien, equivocarse es parte del aprendizaje de la vida y debemos dar espacio para esto, así como para sentir.

Expresión de sentimientos: derivándose de la cualidad anterior está la expresión de sentimientos. Muchos de nosotros hemos aprendido a guardarnos lo que sentimos y hasta reprimirlo. Una de las cosas que más bienestar emocional trae es poder dar la bienvenida a nuestras emociones, identificarlas, nombrarlas y navegarlas. Esta es una gran herramienta para crear cambios en nuestro realidad y poder vivir las situaciones de nuestra vida de la mejor manera.

Resilencia y el cambio: la resilencia es la capacidad que tiene el ser humano de adaptarse y acomodarnos a situaciones de la vida. El cambio es una constante y cómo nos adaptamos a ello va a determinar muchísimo nuestro bienestar emocional. El desarrollo de la resiliencia viene de la mano de nuestro esquema de pensamiento, así como de nuestra vivencia de las emociones y cómo priorizamos nuestro autocuidado para ser capaces de sobrellevar las dificultades de nuestra vida.

Gratitud: vivir una vida desde la gratitud es esencial. Hay múltiples estudios que han confirmado que las personas que dedican tiempo en su día para nombrar por que están agradecidos y lo viven y sienten realmente, viven una vida más feliz y positiva. Podemos agradecer hasta por lo más pequeño y específico, hasta por cosas más generales como la familia, la salud y el amor.

Cuerpo y mente como una sola: nuestra mente y cuerpo siempre trabajan en sintonía, es imposible separarlos. Siempre algo que sucede a nivel emocional se traduce a nivel físico y viceversa. Por esta razón es importante SIEMPRE trabajarlos y cuidarlos a los dos. Si hago mucho ejercicio para mi cuerpo debo encontrar maneras de también ejercitar mi mente, funcionaría igual si cuido mi mente debo cuidar mi cuerpo. Hay muchas prácticas para estar en constante bienestar como son la meditación, el yoga, caminatas meditativas, el cultivar mis relaciones sociales, el ejercicio, el apoyo de un profesional, los masajes o terapias físicas, el baile, e.t.c…

Manejo del estrés: el estrés es algo inevitable. Aunque se ha vuelto más popular de lo que quisiéramos, desde una perspectiva negativa, hay estudios que prueban que una pequeña dosis del mismo nos ayuda a cumplir con nuestras metas y tiene su lado positivo. Lo esencial es saber cómo manejarlo y cómo vivirlo, y si permito que domine mi vida. Es importante evaluar la relación que tengo con el estrés y cómo estoy reaccionando cuando llega. Hay prácticas efectivas como el mindfulness y la meditación para el manejo del estrés pero todavía más importante es reflexionar sobre mi mentalidad y creencias ante las situaciones de mi vida, y cómo me relaciono con las situaciones que me pasan.

Relaciones interpersonales: rodearme de otras personas que me den apoyo es fundamental. Contar con grupo de personas que funcione como mi red de apoyo, que me aconsejen y me escuchen colabora con un bienestar emocional. Permite la expresión de sentimientos y me nutre de un sentido importante de pertenencia. Además, son personas con quienes cultivar el amor, la compasión y la tolerancia.

¡Te invito a vivir un bienestar emocional y mental que te haga sentirte feliz y merecedor/a de la vida que queres! Aplica estas cualidades en tu vida, si no lo haces ya, y empezarás a sentir un cambio.

Daniela Zamora es psicóloga y coach, con especialidad en Psicología Positiva y Mindfulness. Directora de la plataforma Quiere Como Vives, que brinda servicios de terapia, coaching, asesorías, charlas y talleres, meditaciones, así como cursos presenciales y en línea.

FB Quiere Como Vives
IG @quierecomovives
www.quierecomovives.com

View More: http://ekamora.pass.us/quiere-como-vives