Steady Rollin es una banda de rock y blues, fundada en El Salvador por el empresario Fernando Poma como guitarrista y cantautor, Gerardo Pardo, también conocido como Jerry, en el bajo, Benjamín Andrade o Micho, como baterista.

Por Montserrat Angulo. Fotos: cortesía.

@montserratangulo

El trío es apasionado por la música y busca expresarse a través de ella, por eso definen su primer álbum Love & Loss como un álbum muy personal, lleno de historias reales de amor y desamor, disfrazadas de música.

 Actualmente están en tour, y se presentarán en San José esta noche en Jazz Café Escazú.

Leonora Jimenez, nuestra CEO, se reunió esta semana con Steady Rollin, en el Hotel Intercontinental, para conversar acerca de los planes de la banda y del concierto que estarán dando hoy.

Cuéntenme un poco de Love & Loss.

Love & Loss es un disco bien personal. Todas son historias reales. Algo interesante de Love & Loss fue que ninguna canción fue planificada; todas fueron como una meditación. En el sentido de que, por ejemplo, estaba en la calle caminando y de repente tenía una melodía en la cabeza, agarraba el teléfono, cantaba la melodía, y llegaba a la casa, agarraba una guitarra, sacaba la melodía y empezaba a pensar en frases. A veces, terminaba la canción y no sabía de qué se trataba la canción hasta semanas después.

Por ejemplo, hay una canción que se llama Sweet Surrender, que no entendí hasta como seis meses después. Entonces, son canciones que como que vinieron de una parte más profunda de mi mente, que no necesariamente las pensé y terminaron siendo historias reales muy personales. Muchas de ellas cosas introspectivas que las logré entender hasta después. También es un álbum basado en el blues, y por eso Love & Loss, porque el blues es música muy apasionada. Pero es música, diría, bastante fuerte. Entonces tiene que ver con amor y desamor. Muchas canciones de amor como You’re Mystical; muchas canciones apasionadas pero como ese sentido de urgencia de que está perdiendo a la persona, como Just Tell Me What To Do, que es de desesperación.

IMG-20191011-WA0029

¿Cómo ha sido la respuesta del público? Y, ¿cuáles han sido los temas más populares?

Call me By 2. Siempre le gusta a la gente, es bien melódica y pegajosa. Esa es una característica de Love & Loss, musicalmente es un disco que se dio para encontrarnos, para definir cómo sonamos. Fue nuestro primer disco, fue la primera experiencia de composición de los tres juntos. Ahí fuimos encontrando esa química a la hora de hacer temas nuevos.

 Para la carátula de su disco Love & Loss trabajaron con el artista grafitero Juan Ecksuno. ¿Para ustedes es importante esta mezcla de música y arte? ¿Cuál fue la visión?

Ahorita estamos trabajando con una empresa de Inglaterra, nos acaba de contactar porque les gustó la música, les gustó el proyecto y quieren trabajar con nosotros. Esta empresa en Inglaterra, ya ha trabajado a las mejores bandas a nivel mundial, y nos sentimos honrados de que quieren trabajar con nosotros. Se llama Quite Great, han trabajado con Mick Jagger y creo que Rush. Y a ellos les fascina el logo del tren, y eso es algo que nosotros dijimos Steady Rollin, sí pongamos algo de un tren; ellos sienten que es increíblemente creativo y les ha encantado el logo. Entonces creo que más y más vamos a ir haciendo cosas relacionadas al arte; sobre todo alrededor del tema del logo.

Hablemos un poco de las nuevas canciones, ya sabemos la esencia de ellas, cómo articulan todo entre ustedes tres y llegan a ese resultado final?

 

Una cosa interesante es que trabajamos como equipo. Digamos Micho por ejemplo, le pone la batería y de ahí nos dice: ¿qué les parece esto? Y nosotros: ¿mira y por qué no..? Entonces, a veces la visualización de una canción para él es diferente que para mí, diferente para Jerry. Entonces tenemos que ponernos de acuerdo, pero es un proceso. Yo creo que el hecho de que estemos ya en nuestros cuarentas lo hace mucho más fácil, porque es como que ya tenemos un cierto nivel de madurez, para decir pero mira, ¿por qué no haces esto? Pero no hay egos, no hay pensamientos de “me está controlando”. Es solo ir trabajando en conjunto, y saquemos esto adelante.

 En los cinco años que llevan trabajando juntos, ¿cuáles han sido los aprendizajes durante este tiempo? ¿Cuál sería el mensaje que quisieran dar?

Hemos aprendido un montón de cosas. Primero para mí, yo crecí con la música de mis padres, los clásicos, y cuando era chiquito quería ser músico. Yo no quería ser empresario. A mí me encantaba la música. Toqué en varias bandas, y después por razones de trabajo lo tuve que dejar. No tenía tiempo, vivía en Europa. Pero a los cuarenta tuve como un despertar, que me dijo ciertas cosas. Primero, que el futuro es ahora. O sea, cuando tenés quince años, decís: bueno, si estudio bien cuando tenga treinta voy a tener esto; a los veinte si trabajo bien voy a ascender, y cuando tenga cuarenta…”. Pero cuando ya llegué a los cuarenta fue como “ahora o nunca”.

No seguís planeando para cuando tengás setenta. Entonces, una de las cosas que yo aprendí es el ahora o nunca, y que el futuro a los cuarenta es ya. O lo hacés ya, o no lo vas a lograr hacer, entonces no esperar.

Yo, si le pudiera decir algo a alguien de veinte o treinta, les diría no te esperés a los cuarenta si podés hacerlo, hacélo ya. Lo más valioso que tenemos es el tiempo; la vida es efímera y se pasa en un instante. No entendemos eso, y hay gente que vive en piloto automático; se levanta todas las mañanas, desayuna, va al trabajo, regresa a su casa, cena, se duerme y el fin de semana hace exactamente lo mismo. Y después llegan a los setenta años, y piensan ¿qué pasó con mi vida? Qué lástima que no hice esto, que lástima. Al final, lo más importante es el tiempo que tenemos aquí para disfrutar esta experiencia efímera, porque todos vamos hacia la muerte. Es una realidad, ¿qué pasa después de la muerte? Eso cada quien tiene sus ideas, pero todos vamos a eso, entonces hay que sacarle el jugo a lo que tenemos ahorita. Entonces, si hay algo que me ha enseñado es que si hay algo que te apasiona, hazlo ya.

La segunda cosa, es no vivir una vida falsa, o sea, no vivir la vida de alguien más. Nosotros tenemos ciertos condicionamientos de la sociedad que nos dicen un empresario no debería estar saltando en un bar, ¿quién dice eso? Esa persona no me va a dar un premio al final por haber vivido una vida convencional, yo tengo derecho a vivir mi vida como yo quiera. No es egoísta si no le hacés daño a nadie al vivir como querés, lo que sí es egoísta es pedirle a alguien más que viva su vida como querés.

Entonces, yo creo que uno de los aprendizajes ha sido: si lo más importante es tener nuestra propia vida, y el tiempo para hacer lo que realmente nos apasiona, olvidémonos de lo que piensa la gente y hagamos lo que realmente nosotros queremos hacer. Tratemos de encontrar lo que está alineado con nuestra esencia, vivir una vida auténtica. Auténtico quiere decir alineado con lo que nos apasiona y nos conmueve, pero que también lo interno y lo externo sea similar, porque hay mucha gente que tiene una doble vida.

Otra cosa es el beneficio y la importancia de ser persistente. Cuando nosotros empezamos a tocar llegaban diez personas, y de esas diez, ocho eran familiares. Hubiéramos podido decir después de seis meses “¿sabes qué? a nadie le gusta, no llega nadie…”. Ahora llegan trescientas, pero hay un momento que se llega a un punto de inflexión donde empieza un crecimiento exponencial. Entonces tenés que tener el aguante para poder llegar a ese punto donde más gente empieza a hablar con más gente, y después, la misma persona llegó, pero trajo cuatro amigos.

Y tal vez la última cosa es la importancia de las relaciones personales. Las relaciones personales y la conexión de persona a persona mueve mucho más que cualquier medio digital. Nosotros, por ejemplo, al inicio empezamos poniendo un arte para un toque (chivo), y poniéndole un poco de dinero a ese arte para llegar a 40 mil personas o 50 mil personas, de esas 50 mil personas dos mil interactuaban, y de esas dos mil que interactuaban solo diez llegaban.

Entonces la conversión entre 40 mil que ya seguían a la banda, o sea que ya estaba segmentado, dos mil interactuaban y 15 llegaban. Entonces decidimos un día ¿sabes qué? En vez de hacer eso, ¿por qué no les mando yo a mis contactos de WhatsApp y mis amigos, una invitación uno a uno a que lleguen? Y entonces de esas 120 personas que invitamos 70 llegaron, pero no llegaron solos, llegaron con dos o tres personas. A través de una relación personal, logramos empezar a llenar y después la propuesta de valor, la música, el ambiente y todo les gustó lo suficiente para que quisieran regresar. Y entonces ahí se volvió una bola de nieve, y empezamos a crecer, a crecer… Pero fue conectar de persona a persona más que informar a través de un arte, entonces eso también ha sido un aprendizaje.

IMG-20190816-WA0009

 ¿No creen que en la música y en las artes es cada vez más difícil vivir o lucrar de tu autenticidad?

No sé si es más difícil, pero, ¿cuánta gente no nos ha dicho que el rock está muerto? Uno también tiene que hacer lo que a uno le gusta, lo que a uno le llene. Si te mantenés haciendo una cosa solo por llevar una tendencia de lo que hace alguien más creo que no vas a llegar a nada al final de la vida. A veces nos preguntan: ¿Adónde querés llegar? Yo creo que ya por lo menos en El Salvador están llegando 300 personas cuando tocamos, es porque el proceso nos gusta más que el resultado. Cuando estás haciendo algo y el proceso te gusta más que el resultado entonces lo hacés bien y de repente empezás a tener resultados.

¿Cuales son los planes para Steady Rollin para el 2020?

Terminar el segundo disco, ya llevamos la mitad de canciones escritas y grabadas. Terminar ese disco, y pues obviamente toda la parte promocional que implica,  esperamos regresar y venir a presentar aquí el disco también y explorar otros países, llevar la música, nuestro tour y discos a otros lugares. También en El Salvador estamos haciendo unos festivales llamados Sky Lounge, que son en los techos, vamos a hacer uno aquí en febrero. Así que en ese festival vamos a darle un espacio a bandas locales para que vayan a tocar su material original.

Ya lo venimos haciendo, ya sería su cuarta edición, entonces es como de la parte de Steady Rollin que también está tratando de promover y ayudar generando guías para que bandas locales con música 100% original puedan exhibir su música a diferentes públicos. Entonces, invitamos a cuatro bandas, llegan 600 personas y esas bandas tienen una manera de exhibir su música, además les damos mucha cobertura mediática y todo, para que esas bandas puedan realmente tener una vía para exhibir su música.

 ¿Qué esperan de los fans en el concierto del Jazz Cafe?

 Esperamos que disfruten el show, que escuchen las canciones, las propuestas de la banda y esperamos que les gusten. Quisiera crear una relación de 200 amigos, realmente generar una conexión con 200 personas, para que la próxima que vengamos sea el mismo grupo de gente y un poquito más; de gente que diga: ¿sabes qué? La pasamos súper bien, conocimos a la banda, súper buena onda.Y que realmente la pasemos  bien, generemos un ambiente donde todo el mundo esté feliz, que al escuchar la música se tomen el tiempo de escucharla, y que ojalá lo disfruten. Vamos a dar lo mejor de nosotros.

Pueden seguir a la banda en sus redes sociales:

Facebook: @steadyrollinband

Instagram: @steadyrollinband