Italia es esa chica que sin importar lo que lleva puesto, sea en sol o en lluvia, ciudad o playa tiene un estilo bello. La moda italiana tuvo su despegue alrededor de 1950 y logró diferenciarse de las demás corrientes de diseño por su delicada y sutil incorporación de técnicas y caracterizaciones de la alta moda en prendas de uso diario y de corte básico.

Por Esteban G Villanueva
@estebangvillanueva

Esto permitió la conceptualización y creación del estilo italiano, en donde la calidad y delicadeza de los detalles, así como el vanguardismo del diseño con utilidad de las piezas se mezclaba con el diario y se llevaba a las calles.

Milan Fashion Week nace en 1958 con el propósito de mostrar al mundo su talento local y pronto solidifica su espacio entre las demás ciudades fashionistas. La imagen se va formando, New York, Londres y Milán preparan a los espectadores para la consentida de la familia, pero a ella llegaremos luego.

Este año la agenda se distingue por los diseñadores de mayor renombre, los favoritos de la industria prometen no decepcionar y más les vale ya que con nombres como Versace, Prada, Armani, Bottega, Moschino, y Missoni, entre otros, lo extra es el estándar y el factor “más” siempre es esperado.

De igual manera, existe mucha anticipación y emoción referente a Daniel Lee de Bottega Veneta, y la presentación de su colección como director creativo de la marca, posición que asumió el pasado Julio 2018. De igual manera, el mundo entero presenciará la primera colección de womenswear de Fendi sin la supervisión de Karl Lagerfeld.

Milán definitivamente viene con sus altos y bajos, tal cual historia de amor italiana, pero al final del día es el amore de todo quien la vea y sabemos que esta semana de la moda no será la excepción a la regla.

Milán 3

Milán 1