Con el tiempo me he dado cuenta de algo, muchas veces podemos dividir a las mujeres en dos categorías: las que les gustan las argollas y las que no. Es muy curioso, hay quienes las aman y prácticamente son el único tipo de aretes que usan, y están las que nunca se los ponen.

Creo que el hecho de que muchas de nosotros los usamos durante toda nuestra infancia es una de las razones por las cuales muchas mujeres no se les acercan. Debo confesar que yo era una de ellas, por mucho tiempo no usé argollas, pero esto ha cambiado recientemente.

A veces debemos alejarnos de algo, lo que sea, por un tiempo para que nos vuelva a atraer. Hace poco usé unas argollas por primera vez en mucho tiempo y me sorprendí por lo mucho que me gustó cómo me cambiaron el look. Eso es el algo que tiene este tipo de aretes, te pueden cambiar la apariencia de un momento a otro. Me gustó tanto que las he estado usando regularmente, como en el post que les compartí ayer.

Hay argollas de todos tamaños, colores, materiales, etc. Unas de mis favoritas son estas de la colección Atlas de Tiffany & Co. No son muy grandes, así que son una buena opción para las que quieran darle otra oportunidad a las argollas, pero los íconicos números romanos de Tiffany Atlas las hacen lo suficientemente llamativas para causar un statement.

Espero que al igual que yo le den otra oportunidad a las argollas, después de todo íconos de la moda como Sade siempre confiaron en ellas.

¡Besos!

Leo

_MG_0185

_MG_0201

Fotografía: Rebeca Villalobos