El fin de semana pasado se llevó a cabo la sétima edición del Festival Internacional de Diseño, evento que año tras año se ha encargado de traer a Costa Rica el talento de grandes personalidades del mundo del diseño. Cada vez son más las personas que se acercan durante esos tres días a la Antigua Aduana a disfrutar de las conferencias y los workshops, a hacer compras en la Casa del Cuño e incluso a probar los platillos que varios restaurantes como Saúl Bistro y el Taller Gastronómico El Punto ofrecen.

En esta ocasión las conferencias fueron bastante variadas, hubo algo para todos los gustos. El creativo Sergio Caballero, artista multidisciplinario encargado de la imagen gráfica del Festival Sónar, nos enseñó como la publicidad singular, e incluso con un modelo guerrilla, puede no sólo funcionar para eventos masivos como el Sónar, sino que ayudan a impulsarlos de tal forma que el público espera la publicidad cada año. Alejandro Magallanes, diseñador gráfico mexicano, y el colectivo sueco Snask, nos demostraron que el humor es un factor muy importante que no debemos dejar de lado, que podemos utilizarlo para ayudar a transmitir todo tipo de mensajes y que su poder nunca debe ser subestimado.

SONY DSC

Daan Roosegaarde, artista e innovador holandés, fue quizás la muestra más fuerte de que con el arte podemos cambiar el mundo, nos enseñó como sus proyectos han ayudado a causar conciencia e incluso a mejorar el medio ambiente por medio de propuestas tanto innovadoras como visualmente atractivas. Y no sólo pudimos aprender de extranjeros, Costa Rica también estuvo presente. El estudio de diseño interdisciplinario Pulse demostró que en el país hay muchas mentes creativas que no están satisfechas con lo establecido, si no que buscan experimentar, innovar y crear nuevas formas de fusionar el diseño y la ciencia para lograr enviar un mensaje al público por medio de experiencias.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

Hablando de talento nacional, otra vez se contó con Espacios FID, la feria de diseño nacional que se lleva a cabo en la Casa del Cuño, un espacio que durante todo el fin de semana estuvo lleno de personas en busca de buenos productos hechos en Costa Rica. En este espacio había todo tipo de artículos disponibles, y por supuesto los de moda fueron algunos de los que más llamaron nuestra atención. Vimos marcas como Bandito, especializada en accesorios y bolsos de cuero para hombre que se caracterizan por su look minimalista y sofisticado, Cruda, zapatos hechos a mano con cuero y madera y diseños bastante singulares, o NNIA, ropa para mujeres independientes y seguras de sí mismas. Es increíble ver como no solo son cada vez más los emprendedores ticos que promueven sus productos, sino también como los consumidores buscan estas propuestas y se interesan en conseguir artículos diseñados y producidos en el país, lo cual es muy beneficioso para el crecimiento de la industria de la moda costarricense.

Como todos los años, los asistentes al FID usaron sus mejores looks, lo cual es de esperarse por parte de una audiencia interesada en el diseño, que sin duda debe saber que la moda, la forma en la que nos vestimos, es una manera más de expresar nuestra estética personal y quienes somos. Más abajo les compartimos algunos de los looks y detalles favoritos que vimos este fin de semana, porque nos gusta celebrar la individualidad y la creatividad.

Gracias a Paco y Alfredo por una vez más lucirse con un evento de este calibre, que otra vez nos demuestra la sed que hay en Costa Rica por aprender y por evolucionar en temas de diseño, y como es posible hacerlo sin tener que salir del país.

Carlos Chavarría

Fotografía: Sara Carrera