Una de mis décadas favoritas, cuando estamos hablando de estilo, es la de los años 70, que tiene un feeling súper característico y una vibra que me encanta. Hay varios factores característicos de los 70’s, como los colores cálidos, los cueros, los lentes grandes, y una elegancia casual que siempre me ha parecido súper chic. Hoy les quiero mostrar un look que tiene cierta inspiración setentera, pero adaptado a la actualidad, porque algo súper importante a la hora de hacer un look que se inspire en el pasado es asegurarnos de que tenga referencias, pero que no parezca como que estamos disfrazados.

Las dos piezas más importantes de este look son el vestido y la jacket, ambos de Michael Kors, y que desde que los vi en la tienda me encantó como se veían juntos y supe que tenía que usarlos y brindar un pequeño homenaje a los 70. El vestido es de capas de encaje en un tono azul claro similar al de la mezclilla, uno de los materiales más representativos de las década, y la jacket de cuero corta en café claro, con detalles retro como un cuello redondeado. Ambas piezas juntas van perfectamente bien, pero como les digo siempre, un look sin accesorios no está completo.

Lo combiné con unos botines tipo media de animal print, un estampado que también fue muy popular en los 70’s y cuyo color va perfectamente con los tonos del vestido y la jacket. Unos lentes para leer tipo aviator y oversized son una de las referencias más claras a la década, pero que en vez de convertirlo en un look literal más bien le agregan un factor cool. Un bolso también de Michael Kors en beige con cuero café como el de la jacket, para jugar un poco con lo monocromático.

Como pueden ver, son varias las referencias al pasado en este look, pero todas aplicadas de una manera actualizada para que el outfit sea fresco y actual, no un disfraz. El pasado siempre va a ser una de las mejores fuentes de inspiración a la hora de vestirnos, sólo tenemos que jugar con nuestras referencias y disfrutar los resultados.

¡Les mando un beso!

Leo

1

2

3

4

5

6

7

Fotografía: Maripaz Howell