Gracias a Marie Kondo ya no podemos ver ningún artículo en nuestro closet sin preguntarnos: “¿Pero eso provoca alegría?”. Desde el éxito desenfrenado de la eternamente alegre y inteligente guru de la organización Marie Kondo, que fue presentado más recientemente en la serie de Netflix Tidying Up With Marie Kondo, parece que la gente en todas partes ahora está repensando sus pertenencias mundanas, haciendo una cosa muy simple: elegir la alegría.

Pero, ¿qué significa “elegir la alegría”? Y si podemos incorporar la alegría en nuestras vidas optimizando nuestros espacios físicos, ¿podemos hacer lo mismo con nuestras finanzas?

Hablamos con Brenna Casserly, cofundadora y directora ejecutiva de Emperor Investments, para ayudarnos a aclarar cómo se vería esa alegría en nuestras finanzas. En Emperor Investments, Casserly ayuda a millennials a lograr sus objetivos financieros, y ella cree que Marie Kondo podría estar en algo muy cierto cuando se trata de promover esa misión.

A continuación cinco consejos para organizar las finanzas según el famoso método:

1. Cree sus propias categorías financieras.

El método de Marie Kondo le pide a las personas que ordenen sus vidas por categorías, como ropa, libros, papeles, artículos misceláneos y artículos sentimentales. Pero cuando se trata de nuestras cuentas bancarias, claramente estos grupos no existen automáticamente. Casserly cree que el primer paso hacia una cuenta bancaria alegre es dividir el presupuesto en compartimentos.

“Lo primero que haría, de manera similar a cómo Marie organiza la ropa, es mirar los últimos dos meses de sus estados de cuenta bancarios, revisar cada transacción y colocarlos en una categoría”, dice Casserly. “De esa manera usted sabe a dónde va su dinero y puede entender su propio comportamiento de gasto”. Estas categorías pueden incluir gastos de subsistencia, como su alquiler o hipoteca, facturas de servicios públicos, comestibles, pagos médicos, préstamos y objetivos de ahorro, y deben incluir siempre una categoría “divertida”.

2. Sea específico con sus metas.

Una vez que haya terminado de crear sus categorías, Casserly recomienda delinear sus objetivos financieros a largo plazo e identificar cuánto dinero necesitará destinar por mes para alcanzarlos.

“Lo ideal es que ahorre el 20% de sus ingresos cada mes, pero no permita que los ideales de otra persona lo desanimen”, dice Casserly. “Ahorre todo lo que pueda mientras aún vive una vida feliz, incluso si solo puede ahorrar $50 por mes. Una vez que aumente sus ingresos, puede aumentar sus ahorros mientras mantiene un estilo de vida con el que ya está contento”.

Cuando se trata de ahorrar dinero, Casserly recomienda configurar una transferencia automática a su cuenta de ahorros cada vez que reciba un pago. De esta manera, no tiene la oportunidad de pensar en lo que podría haber comprado con ese dinero.

“Si realmente lucha con el autocontrol, puede depositar todo su pago en la cuenta de ahorros”, dice Casserly. “De esa manera, sacar dinero para gastos de ocio psicológicamente duele más y es menos probable que lo haga”. Sin embargo, insta a las personas a conocer los cargos relacionados con los retiros de las cuentas de ahorro.

3. “Limpie” sus gastos.

La creación de categorías financieras y el establecimiento de objetivos son importantes, pero a veces también debe darle a su cuenta bancaria una buena limpieza a la antigua. Una cosa que recomienda Casserly es volver a evaluar sus suscripciones recurrentes.

“Por ejemplo, es probable que pueda esperar unos días más para la entrega y ahorrar dinero en Amazon Prime, esto también lo desalentará a comprar cosas al azar que en realidad no necesita”, explica. “Y si bien Netflix es básicamente una necesidad en este momento, vea si puede dividir una cuenta familiar con algunos amigos”.

4. Asegúrese de tener un fondo de emergencia.

Casserly, como muchos otros expertos financieros, enfatiza en la importancia de crear un fondo de emergencia. De hecho, debe convertirlo en uno de sus objetivos financieros. Saber que tiene una red de seguridad puede traerle mucha paz. Con un fondo para días difíciles tendrá la seguridad de estar en una mejor posición para cualquier problema que se le presente (desempleo repentino, por ejemplo, o un accidente).

Sin uno, un gasto imprevisto podría crear un desastre mayor, especialmente si se ve obligado a crear una deuda para cubrirlo. Como dice Casserly, “lo último que quiere es pagar intereses en la factura de su tarjeta de crédito”.

5. Sea real acerca de lo que le genera alegrías.

La idea de gastar con alegría puede ser un concepto abstracto, pero Casserly recomienda adoptar el hábito de preguntarse si un gasto en realidad lo hace feliz (o si simplemente le da una satisfacción momentánea).

“Si adquiere el hábito de preguntarse si una compra “provocará alegría”, sus finanzas se lo agradecerán”, dice Casserly. “Una vez que decida comenzar y comprometerse con un presupuesto, será aún más fácil decir no a las cosas que no agregarán ningún valor a su vida”.

Independientemente de cuánto dinero esté ganando actualmente, es probable que la aplicación del método de Marie Kondo a su situación financiera personal cambie su perspectiva, especialmente si está lideando con una deuda y no está seguro de por dónde empezar. Luego, Casserly agrega, “una vez que esté listo, puede comenzar a invertir y construir su mejor vida”.

Refinery 29.