La piel brillante y aceitosa es algo con los que muchos batallamos, odio cuando me toman alguna foto y luego cuando la veo noto que mi cara estaba súper brillante. Yo no se ustedes, pero a mí no me gusta parecer un espejo en el que otros pueden ver su reflejo…

Es por esto que para mí es indispensable tener siempre conmigo unos buenos polvos faciales. Los polvos Divine de L’Bel son perfectos para decirle adiós al brillo y también para cubrir imperfecciones y emparejar la piel. Además, estos polvos tienen un secreto, ¡si los mojan se pueden usar como base! ¿Dos productos en uno? I’m in!

Pruébenlos, cubren el rostro perfectamente sin dejarlo como un queque, el acabado es muy natural, algo que para mí siempre va a ser esencial.

¡Espero que disfruten el fin de semana! ¡Besos!

Leo

_MG_3444

_MG_3449

Fotografía: Rebeca Villalobos