En medio de Barrio Escalante existe un lugar muy distinto a lo que podemos encontrar a sus alrededores, un lugar en el que desde que atravesamos la puerta nos adentramos en una experiencia, y este lugar es el restaurante Isolina. El fruto de los esfuerzos de los hermanos Fernando y Manuel Crespo junto a su amigo Luciano Lofeudo, quienes tras años de trabajar en la industria de restaurantes tanto fuera como dentro del país decidieron juntarse y abrir su propio espacio y con sus propias reglas. Fue así como nació Isolina, el que es considerado por muchos el mejor restaurante de Barrio Escalante e incluso del país.

2

3

4

4b

Según Fernando, quien se encarga de la administración del restaurante, Isolina es el nombre de su bisabuela, un nombre muy apropiado, ya que la que fue la casa de Isolina es ahora el restaurante. Este es uno de los factores más importantes del lugar, su espacio y decoración. Desde afuera podemos ver que es una casa construida décadas atrás, y al ingresar nos encontramos con una yuxtaposición de lo mejor de dos mundos, ya que elementos propios de una casa de antaño, como sus pisos de madera y baño con azulejos rosados, permanecen así, pero combinados con una decoración contemporánea y muy chic. Esto llena al espacio de personalidad, sobre todo si ponemos atención a los detalles, como los recortes de periódicos antiguos que ahora guindan de sus paredes que conviven con sillones minimalistas.

5

6

7

Este espacio permite que las personas que lo visitan disfrutan de un lugar precioso con comida deliciosa (sobre la que ya vamos a hablar) pero en un ambiente relajado y cero pretencioso, sino en el que se pueden sentir completamente a gusto. A esto contribuye también, en gran manera, el servicio de los hermanos Crespo y el chef Lofeudo. Como mencionamos antes, Fernando es el administrador, pero también funciona como host del restaurante, un host que te recibe como a un amigo y se asegura de que tengas una buena experiencia de principio a fin. Manuel es el experto en vinos y licores, quien te puede guiar basado en lo que vas a comer y en tus propios gustos y escoger el mejor vino de la cava de 150 opciones con las que cuentan. Y por último, Luciano, un joven chef argentino que nos comparte un poco de su vida en cada uno de los platillos del menú. Su experiencia y buen gusto son evidentes al ver la presentación de cada platillo, y sobre todo al dar el primer bocado.

8

9

10

11

El menú de Isolina es pequeño, las suficientes opciones para que haya algo para todos los gustos y para demostrar la versatilidad del chef. Es un menú basado en los ingredientes locales y disponibles por temporada, en lo que Luciano encuentre en la feria del agricultor. Es por esto que puede que vayas un fin de semana a Isolina y que la próxima vez encuentres nuevos platillos. Cada una de las opciones está llena de ingredientes frescos y de combinaciones de sabores innovadoras que traen sonrisas a las caras de quienes las prueban. Hay ciertos platillos que se reinventan pero que de una forma u otra siempre van a estar en el menú, como lo es el pato. Si nunca han comida pato les recomendamos hacerlo por primera vez en Isolina, y si sí lo han hecho también háganlo, es simplemente una delicia. No importa qué pidan, estén seguros de que lo van a disfrutar y maravillarse con las combinaciones de sabores. Desde una simple ensalada, que de alguna forma está llena de sabor, hasta opciones más elaboradas como la canastas de tiquisque rellenas de chipirones, estén seguros que van a querer más.

12

13

14

15

Si no han ido a Isolina definitivamente tienen que hacerlo, no es sólo ir a comer un restaurante, es ir a vivir una experiencia y desconectarse de la realidad por un rato. Vayan este fin de semana y conozcan su nueva terraza, tómense una copa de vino o un cóctel como un Aperol Spritz o un Negroni, y prueben un par de opciones del menú. Creánnos que no va a ser la última vez que lo hagan.

16

17

Fotografía: Maripaz Howell