Estudios recientes muestran que caminar tan poco como dos horas por semana puede ayudarlo a vivir más tiempo y reducir el riesgo de enfermedad.

Un estudio de la American Cancer Society dio seguimiento a 140,000 adultos mayores e informó que aquellos que caminaban seis horas por semana tenían un menor riesgo de morir por enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cáncer, en comparación a aquellos que no estaban activos, pero el estudió demostró que quienes caminaban al menos dos horas por semana podrían comenzar a reducir el riesgo de enfermedad y empezar a vivir una vida más larga y saludable.

“Nuestros cuerpos fueron diseñados para moverse”, dice el Dr. David Agus, profesor de medicina e ingeniería de la Universidad del Sur de California.

Según Blue Zones las personas más longevas del mundo no corren maratones ni están inscritas a gimnasios. En cambio, viven en entornos que constantemente los empujan a moverse sin tener que pensar en ello. Cultivan huertos y no tienen comodidades mecánicas para realizar el trabajo de la casa y el jardín, tienen trabajos que requieren que se muevan o se levanten con frecuencia y caminan todos los días, casi en cualquier parte.

En las comunidades amish en América del Norte, un estudio mostró que la mujer promedio registraba 14,000 pasos por día y el hombre promedio registraba 18,000 pasos por día, y ambos sexos promediaron los 10,000 en su día de descanso. Estas comunidades Amish también tenían las tasas más bajas de obesidad que cualquier otra comunidad en América del Norte. Este estudio finalmente llegó a los medios y comenzó el movimiento para alcanzar al menos 10,000 pasos por día.

Beneficios de caminar:

-Activa el sistema linfático
-Elimina toxinas
-Combate las infecciones
-Fortalece la inmunidad

Nuestro entorno tiene un gran impacto en nuestro nivel de actividad, pero hay formas de esforzarnos para movernos más si no vivimos en una comunidad transitable.

Haga paseos pequeños varias veces al día

Lleve a su perro a dar un breve paseo por la mañana alrededor de la cuadra, o camine en lugar de conducir para recoger el almuerzos del trabajo, salga a caminar después de cenar con su familia. Las investigaciones demuestran que es mejor que tenga movimiento a lo largo del día a entrenar durante 30 a 40 minutos en el gimnasio y luego sentarse el resto del día.

Vaya la tienda o al supermercado caminando

Si su ubicación lo permite de manera segura, camine hasta la tienda. Aunque es posible que no pueda comprar comestibles para toda la semana en un solo viaje, puede comprar los ingredientes más frescos y volver más tarde en la semana.

Parquearse en el lugar más alejado del edificio

Si trabaja en un centro comercial o en un parque empresarial con muy pocas opciones de estacionamiento, simplemente elija estacionarse lejos de la entrada para agregar algunos pasos más a su día.

Camine 5 minutos cada hora

Levántese de tu escritorio y de una vuelta por la oficina. Llene su botella de agua y si es posible salga al exterior para maximizar los beneficios.

Haga una caminata larga de 30 a 40 minutos

Reclute a un amigo o a su pareja para realizar una caminata posterior al horario de trabajo. Pasarán cuarenta minutos antes de que te den cuenta de lo lejos que han ido mientras comparten cómo estuvo su día.

BlueZones.com