Quisi Aguilar

Desde que tengo memoria las mañanas del 28 de diciembre suelen ser tranquilas, suelo levantarme tarde, mirar Netflix, pasar un buen rato en la cama hasta que mis perritos me piden que los saque a dar un paseo. Sin embargo, esa mañana fue diferente, ya que a las 9: 30 a.m. estaba lista esperando el transporte que nos llevaría al evento de moda de mayor impacto en el país, el Mercedes – Benz Fashion Week en su quinta edición en Guanacaste.

Conforme mi cuerpo se iba adentrando en el autobús pude reconocer algunos rostros que se me hicieron familiares de modelos e influencers como Alex Badilla y Alexa Leandro. Tomé asiento justo al lado de mi co worker, con quien conversé la mayoría del camino. Durante las cinco horas que duró el viaje aproximadamente las risas, historias y conversaciones nos mantenían a todos con muy buen animo, además del desayuno que nos dio Soda Tapia, un emparedado, frutas y un refresco con gas sin azúcar, el cual me encantó y eso que soy fiel amante de las gaseosas comerciales.

Cuando el bus se detuvo por unos minutos en la “aguja” de seguridad para confirmar los datos en la entrada principal de Hacienda Pinilla creo que todos sentimos un alivio; los que estaban dormidos se empezaron a despertar, los que estaban escuchando música se quitaron los audífonos, los que estaban conversando dijeron “qué bien, ya llegamos”.

MBFWG

Rockabye
En mis primeros pasos por Hacienda Pinilla, empecé a ver como las distintas zonas del evento estaban recibiendo los “toques finales”, trabajadores de un lado a otro “afinando detalles”, chicas altas y esbeltas caminando hacia el backstage, otros dando ordenes e indicaciones.

Mientras el sol continuaba poniéndose en posición horizontal su cálida luz alumbraba bajo el cielo azul la zona donde sería el after party. Con más de tres barras de bebidas cada una con su ambiente: Bavaria, Johnny Walker, Veuve Clicquot y Navarro Correas, estaban puestas estratégicamente alrededor de la zona del after party.

AFTER

Cada detalle estaba siendo cuidado al máximo, una selectiva sección de mesas blancas dejaban un espacio libre frente a la tarima para que funcionará más tarde como la pista de baile. Se estaban instalando luces sobre estructuras de madera que asemejaban un cálido bungalow, mientras otros colaboradores colocaban las champañeras donde se podrían la elección de champagne y vinos durante la fiesta.

A pesar de las personas que caminaban de un lugar a otro y las indicaciones de la directora de pasarela a las modelos para el desfile y los últimos entrenamientos, se podía escuchar el sonido de las olas cuando rompían en la orilla de la playa y contra las grandes rocas.

Me acerque a contemplar ese despreocupado atardecer y fue cuando vi que en contra luz y entre los rayos del sol, habían unas personas en la orilla del mar. Estaban haciendo una producción de fotos con las modelos y factor sorpresa de la pasarela; eran tres ex miss Costa Rica más influyentes del país, Johanna Solano, Karina Ramos y Elena Correa que entre poses, flash y fotos, el sol se fue ocultando al otro lado del mar.

MBFWG201

Strike a pose
Podía escuchar ese sonido eminente, sabía que no todos lo estaban escuchando, ¿será que estaba solo en mi cabeza?, sí. Habían pasado 12 horas desde que inicié mi día, eran las 9:30 pm, sentía como si estuviese escuchando el inicio de la emblemática canción de Madonna, Vogue, mientras empezaba la primera pasarela del MBFWG.

Bajo aqua

Bajo Aqua fue quien abrió el runway con sus diseños con flecos, estampados, líneas y texturas, cautivó las miradas de los 1200 asistentes al evento. Seguidamente, la música cambió, también los diseños, en la pasarela empezó a reinar el blanco con un estampado de una hoja grande verde, el sello sin duda alguna de Priscilla Corrales y su colección Jungle City inspirada en la comodidad de la rutina citadina en el trópico.

Priscilla Corrales

Sobre la arena blanca empezaron a caminar las modelos con los singulares y diseños femeninos de Montserrat Dibango, llenos de vuelos, suaves caídas, flores, colores vivos y mangas oversize, fueron el sello de esta colección que robó más de un suspiro.

Montserrat Dibango

Todos con sus smartphones en la mano, grabando, tomando fotos, subiendo historias en Instagram clavaron su mirada en las obras de arte de Melissa Kopper, de Truko Swinwear, con una colección con telas livianas que favorecen la figura de la mujer, volantes, mangas largas y cortes asimétricos.

Melissa Kopper

De un pronto a otro el ambiente cambió, con una música de fondo más electro muy a juego de los diseños que dominaron la pasarela, líneas, neones y colores oscuros, evidenciaron la colección creada por Therry Cuarezma y Priscilla Jiménez.

Psycho Active

Casi acercándonos al final, desde el front row las creaciones de Veronica Morales cobraron vida, con una linea de bodas que sale de lo convencional lleno de encajes y suaves materiales resaltando la femenidad de la mujer.

Veronica Morales

La cereza en el pastel fueron los cortes asimétricos, estampados tropicales, espaldas al descubierto de Guayaberi que vistió a las tres ex misses que cerraron el catwalk con sus diseños.

Guayaberi

Con un suspiro y sumamente satisfecha por la magia que se podía ver en cada diseño, modelo y pasarela, me dirigí hacía el afterparty.

Let´s dance
La música de tres de los mejores Djs, estaba sonando a más no dar, Jürgen Dörsam, TwoMood y SweetBo, hicieron de la noche una fiesta total. Los Djs mientras mezclaban y la daban vida al after party frente al mar, enormes pantallas y luces hacían entrar a cualquier en ambiente.

After Party

Las mesas, las barras, la zona de baile, se lleno de trajes blancos, todos estábamos buscando bebidas y pasarla bien, unos bailaban, mientras otros decidieron irse al lado donde fue la pasarela y se convirtió en un pub chill, para escuchar grupos en vivo.

Los Gin Tonic elaborados por los mejores mixológos fueron muy bien recibidos por todos, con sabores tradicionales, de naranja y de frutos rojos, también hay que resaltar la exquisita combinación de champagne de Veuve Clicquot con toque frutal y natural al preparar un coctel con chile dulce, un manjar al paladar.

After PARTY

Entre risas, bailes, movimientos exóticos, música y la brisa del mar, todos nos estábamos divirtiendo y pasándola de maravilla, los diseñadores y modelos, se integraron con los demás y todos se convirtieron en uno mismo, uno mismo que ama y vive la moda.