¿Quién iba a creer que someterse a muy bajas temperaturas te va a reducir la inflamación y fatiga?

Quisi Aguilar

La popularidad de la crioterapia está en aumento por sus notables beneficios médicos, deportivos y estéticos. Este tratamiento consiste en aplicar en la piel muy bajas temperaturas de hasta -160 ºC (con gas congelado o pulverizado) durante 2 a 3 minutos, con el objetivo de producir un efecto anestésico o antiinflamatorio.

“Lo utilizan mucho los deportistas de alto rendimiento como ciclistas, maratonistas, para obtener una pronta recuperación, generándoles una desinflamación de todos los músculos implicados en la actividad física. Cuanto más rápido se recupera el músculo, mucho menos se lesiona”, explicó de Karin Zurcher, propietaria de Cryoterapia.

De acuerdo con Zurcher, la crioterapia además de restaurar los músculos, reduce la fatiga, aumenta la energía, reduce el estrés, optimiza el estado de ánimo y elimina toxinas.

“Hay otros pacientes que vienen y usan la crioterapia para mejorar el metabolismo, tonificar la piel y estimular la producción de colágeno”, comentó Karin.

Para aplicarse el tratamiento se recomienda hacerlo dos veces por semana y cada vez que se haga debe ser en traje de baño de dos piezas y medias para entrar en la cámara a baja temperatura.

Los precios de estos tratamientos rondan entre los ₡25 000, sin embargo en Cryoterapia, ubicado en Escazú, ofrecen la opción de “cryo happy hour” donde el tratamiento es de ₡15 000.

A pesar de que este tratamiento puede resultar muy atractivo, no se aconseja que lo utilicen personas con problemas cardiacos, alergia al frío, cáncer y embarazo.