Las ojeras son un problema común de belleza. Pero, ¿conoces realmente cómo se originan y cuál es la mejor manera de tratarlas? Te lo contamos.

María Fernanda Alfaro

Ya sean el resultado de una noche en vela, una extensa jornada laboral, largas horas de vuelo o simplemente una semana estresante, los ojos visiblemente cansados son enemigos universales de la belleza.

Denominamos ojeras a cualquier pigmentación excesiva o alteración del color de la piel del párpado y pueden ser causadas por dos factores distintos. Por lo que el primer paso para prevenirlas es identificar de qué tipo son.

Si la ojera presenta una coloración marrón o grisácea, es posible que el problema sea hereditario o como consecuencia de una excesiva exposición al sol.

Cuando la pigmentación del párpado adquiere un tono azulado, es probable que se trate de un problema circulatorio: las venas que atraviesan la zona se congestionan y, al ser la piel del párpado tan fina, se transparentan. Esto sucede como resultado del agotamiento, las alergias de temporada y factores de alimentación.

Una vez identificadas, sabemos que olvidarse por completo de ellas es imposible, pero esto es lo que tienes que hacer, usar y comer para minimizarlas.

dormir-dieta-contorno

Dormir mejor
Es obvio, pero es justo y necesario decirlo: ser constantes con nuestras horas de sueño nos asegurará tener menos ojeras. Pero tiene que convertirse en un hábito para ver los resultados. Es decir, de nada vale dormir 8 horas entre semana y solo 3 el fin de semana.

Dieta saludable
Aunque no haya ninguna solución dietética rápida para las ojeras, mantener una dieta nutritiva y anti-inflamatoria llena de fruta fresca, vegetales y grasas saludables puede provocar una mejora visible en toda la piel del cuerpo, incluyendo el área de los ojos. Pequeños cambios en tu dieta como consumir menos vino tinto y cafeína pueden reducir la aparición de ojeras.

Utilizar contorno de ojos
Este uno de los cosméticos que menos usamos y que más necesitamos. Se utiliza después del ritual de limpieza y antes de la hidratación, lo recomendable es utilizarlo dos veces al día (mañana-noche) y siempre aplicando el producto con ligeros toquecitos, sin arrastrar. Esto favorece el drenaje de las bolsas que se forman debajo de los ojos y facilita la penetración del producto en la zona de las arrugas.

Parches de colágeno
Los parches para el contorno de ojos reducen ojeras, arrugas y líneas de expresión. De este modo, la pérdida de elasticidad, la hinchazón y la sequedad, desaparecen y la piel luce rejuvenecida y llena de luminosidad. Uno de nuestros preferidos son los de la marca Willma Schumann, disponible en Beauty Bar.

 corrector-parches-truco

Buen uso del corrector
El corrector de ojeras es uno de nuestros mejores aliados. La clave siempre es elegir un tono abajo del color de tu piel para que cumpla su función y se encargue de cubrir todas las imperfecciones. Y por supuesto, saberlo difuminar a la perfección para dar el aire de una segunda piel.

El truco del algodón
Aunque hay unos cuantos productos de efecto flash para el contorno de ojos, existe un truco infalible para obtener resultados rápidos. Humedece unos algodones en una crema hidratante específica para contorno de ojos, déjalos en el congelador unos minutos y aplícalo. El frío realiza una vasoconstricción y provoca una aceleración del riesgo sanguíneo deshinchando el párpado. Termina con un masaje de tecleteo en la zona.

 ácidos y Vit. C