Hace 30 años la propuesta gastronómica de Costa Rica se basaba en restaurantes y bar restaurantes popularmente conocidos como “chinchorros”. Hoy, estos locales son secretos a voces que ofrecen un menú criollo con las “bocas” que tanto se nos antojan un viernes por la noche. Junto a Heineken, hicimos un recorrido por los lugares más populares entre los amantes de un menú criollo.

Por Diengo Chou.
Foto:Josué Fernández.
Ilustración:Ana María Jiménez.

¡Amo la comida! ¡En todas sus formas, sabores, olores y demás! La amo no solo por el simple hecho de comer y vivir una experiencia sino que, al igual que aprender sobre religiones del mundo, la comida me enseña mucho sobre la cultura de un país: es la mejor manera de conocer el contexto físico y temporal en que se inventó un plato.

La realidad es que la alimentación no siempre existe para vivir experiencias gastronómicas, dependiendo de la situación puede tener una función simple y sencilla: cargar el cuerpo de calorías y para volver a retomar las actividades físicas de la jornada de trabajo. Por otro lado, muchos de los platos no se gestan con ingredientes importados sino con los que están abundantemente disponibles y accesibles. Personalmente, opino que el concepto de KM0 ya existía desde hace años, pero quizás la globalización nos hizo obviar de ella. También hace 30 años no existía internet, mucho menos los food bloggers que hoy en día dan exposición a tantos chefs y restaurantes.

El equipo de Blank y yo nos hemos propuesto crear una guía de comida popular, con el propósito de rescatar y traer recuerdos de una Costa Rica retro. Gracias a la ayuda de una encuesta compartida en nuestras redes sociales, logramos crear una ruta de 10 bar restaurantes de la provincia de San José, con diferentes especialidades y el factor común de un ambiente amigable y divertido.

En esta ruta pueden explorar las mejores bocas:

Chinchorros mapa