Diciembre es sin duda la época del año con más actividades sociales y muchas de ellas son cenas en las cuales debemos llevar “algo para compartir”. Es por eso que para ayudarles a hacer de sus vidas una más sencilla les contamos de nuestro go-to platillo para compartir en su cena navideña o la celebración de fin de año, las charcuterie boards. 

Por Esteban G Villanueva
@estebangvillanueva

Antes de comentarles por qué un charcuterie board (o tabla de fiambres, según la traducción literal) es una de las mejores opciones para nuestros eventos sociales queremos comenzar por presentarles qué es una de estas. 

La charcutería se originó como una técnica de manipulación de la carne, especialmente de cerdo, en donde esta era tratada de una manera específica para preservarla. Es aquí en donde adquiere una serie de sabores y acentos que hoy en día son la razón por la que la técnica se mantiene, a pesar de que ya no se necesita para preservar la carne sin refrigeración por los avances existentes. 

Con el tiempo la charcutería evolucionó de solamente carne y comenzaron a verse los primeros platillos de lo que hoy conocemos como una tabla de fiambres. 

Actualmente, estas tablas se obtienen al realizar un ensamblaje de diferentes cortes de carnes curadas, quesos, olivas, nueces, frutas, galletas e inclusive jaleas. El arte se encuentra en el acomodo de las partes de manera que presente una estética clásica, hogareña pero sofisticada y, sobre, todo apetitosa para los invitados. 

Si bien puede tomarse su tiempo en el ensamblaje, más que cocinar es un proceso de expresión artística, en donde se trata de balancear desde los colores a las texturas para lograr el paisaje perfecto.  

Para nosotros es un clásico de las cenas y hasta el momento nunca hemos fallado con una; toma práctica, pero lo vemos más como una actividad recreativa que una responsabilidad para la fiesta. Esperamos que puedan probar realizar su propia tabla de fiambres y que sorprendan en la próxima reunión de familia y amigos.

 

charcuterie 3