Si la nave del Grand Palais transformó en un jardín de claustro para el espectáculo de la colección Primavera-Verano Alta Costura 2020, fue para transportarnos a uno de los lugares clave en la infancia de Gabrielle Chanel.

Después de la muerte de su madre en 1895, ella y sus hermanas fueron enviadas por su padre al orfanato de la antigua abadía cisterciense de Aubazine, en Corrèze, para vivir junto a otros pequeños alumnos.

Fue en este lugar atemporal y escondido del mundo, donde la vida de la joven Gabrielle se marcó con imágenes, un rigor, una pureza, una estética completa que nunca la abandonaría, imponiéndose como una de sus principales fuentes de inspiración.

Todo en esa abadía parece haber fascinado y moldeado la imaginación de la niña que algún día se convertiría en Mademoiselle: desde el pavimento del pasillo en el edificio del convento, hecho de adoquines que formaron mosaicos con los escudos de armas de la abadía, compuestos por la luna, el sol y las estrellas, a los vitrales cistercienses, cuyos motivos abstractos podrían haber inspirado el entrelazado de su propio monograma. Todas las claves de un estilo ya estaban allí, marcando la mente poética de un niño con su misterio.

Cuando Mademoiselle Chanel construyó La Pausa, su casa en el sur de Francia, le pidió al arquitecto que replicara idénticamente la barandilla de la gran escalera de piedra en Aubazine, la cual descendía todos los días, de niña, camino a la abadía. De hecho, durante una visita a La Pausa, Virginie Viard se dio cuenta de que el estilo de esta casa le debía mucho al monasterio donde vivía Gabrielle, y quería visitar a Aubazine.

“Lo que me gustó de inmediato fue que el jardín del claustro no estaba cultivado. Estaba muy soleado. El lugar me hizo pensar en el verano, una brisa perfumada con flores. Quería bordados florales como un herbario, flores delicadas. Lo que me interesó de esta decoración fue la paradoja entre la sofisticación de Haute Couture y la simplicidad de este lugar “, explica Viard.

Esta paradoja forma la base del vocabulario de CHANEL: una paradoja entre el rigor del traje y el refinamiento del tweed, entre lo masculino y lo femenino, entre blanco y negro. “También me gustó la idea del huésped, de la colegiala, los atuendos que usaban los niños hace mucho tiempo”, dice Virginie Viard.

Los estrictos trajes de las pupilas se frotan los hombros con vestidos estructurados de una finura etérea, todos en tul con capas de transparencia en blanco y negro, que en ocasiones encierran flores bordadas o terminan en volantes.

Los motivos en pergaminos de lentejuelas pastel en ciertos trajes, recuerdan los motivos en las vidrieras y los pisos que Gabrielle vería todos los días. “Mademoiselle Chanel impuso lo invisible: impuso la nobleza del silencio al furor de la alta sociedad”, escribió Jean Cocteau. Un silencio que sin duda vino del claustro de la abadía de Aubazine con sus flores silvestres, sus sábanas secándose al sol perfumadas con jabón y limpieza, su perfecta geometría y serenidad. “Es un lugar muy conmovedor, muy inspirador. Me sentí bien allí”, concluye Virginie Viard.

18_SS_2020_HC_finale_pictures_by_Olivier_Saillant_2_

20_SS_2020_HC_finale_pictures_by_Lucile_Perron_1

13_SS_2020_HC_finale_pictures_13

37_LOOK_037

49_LOOK_049

51_LOOK_051

08_LOOK_008 2

12_LOOK_012

19_LOOK_019