Era 1904 cuando la mente maestra tras la casa de joyas que todos amamos, Louis Cartier, concedió el deseo de su amigo Alberto Santos-Dumont, famoso aviador brasileño. ¿El deseo de Alberto? Sencillo, poder decir la hora mientras volaba.

Por Esteban G Villanueva
@estebangvillanueva

Esta fue la piedra pivotal que dio paso a la creación de uno de los primeros relojes de pulsera. Diseñado con formas geométricas y tornillos expuestos, rápidamente el reloj se volvió un favorito dentro del imperio Cartier. Hoy, en el 2019, la casa presenta una nueva edición de la pieza, inspirada en la innovación, valentía, coraje y espíritu tan único y cautivador de Alberto Santos-Dumont.

La nueva edición de la colección de relojes se mantiene fiel a la elegancia que le precede, sin embargo, agrega unos cuantos ajustes que le hacen todavía mejor que el Santos-Dumont que conocemos. Con estas refinadas mejoras, su más nuevo modelo honora al clásico relojero, mantiene su icónica forma cuadrada, reflejo de la moda geométrica presente en Francia en la revolución de diseño de los 20, y lo combina con una maquinaria más potente y de la más alta tecnología.

Los relojes de la colección Santos-Dumont, así como otras creaciones de la casa Cartier, se encuentran disponibles en Joyería Müller 1900.

W2SA0011- CARTIER - SANTOS DUMONT ACIER - NON EXCLUSIF