Jacqueline Ngo Mpii, fundadora de Little Africa, nos conduce por las entretelas de la guía turística que pretende revelar al turista y local el África que encierra la ciudad de París.

Vogue

Alba Correa — La segunda guía de Little Africa, Africa in Paris, ha alcanzado ya las librerías. Tal y como su predecesora, se ha propuesto desentrañar para el turista (y también al parisino local) el diverso y poderoso mapa de África que se despliega en callejero y la espiral de distritos de París. Todo en un periplo de experiencias de viaje únicas, de locales en los que comer, beber, bailar, apreciar arte, y a través de la visión de artistas locales afrodescendientes que descubren cómo es su París favorito. El esfuerzo de unir sus voces y recorridos en el París africano es de Jacqueline Ngo Mpii.

Autora, emprendedora cultural y guía turística, Jacqueline llegó a París con 10 años, en 1998, y desde entonces no ha dejado de disfrutar en cada esquina al otro lado de la rive droite, de la Goutte d’Or, donde nos cuenta que la gente siempre encuentra tiempo para sonreír y para ayudarse mutuamente, de Saint-Germain des Prés, Montmartre, el barrio latino, etc. Estudió turismo y supo cómo convertir su vocación en una herramienta útil para la promoción del trabajo de la comunidad afrodescendiente en su ciudad. Se confiesa fan del afrobeat, el reaggeton y el afro-house que nace del sur del continente y de Angola, y si algo nos demuestra su trabajo en Little Africa, es que conoce a fondo la ciudad que la vió crecer y que sabe cómo divertirse en ella. Nos propone un recorrido de un día en la tercera ciudad más visitada del mundo.

El nacimiento de Little Africa (y de sus guías de París)

Todo empezó con la web de Little Africa, que Ngo Mpii actualizaba con sus hallazgos. Poco después ya organizaba visitas que ella misma guiaba. “Me di cuenta de que había una verdadera demanda de una versión en papel”, nos cuenta Jacqueline. “Escribí la guía para que tanto parisinos como turistas pudieran apreciar la dimensión cosmopolita de la ciudad. Pretende aportar recursos prácticos para los profesionales del turismo, los organizadores de eventos culturales y conectar diversos sectores”. Y tanto que existía esa demanda. La primera edición de la guía se publicó en 2016 y vendió 5000 ejemplares. Fue el hito de una agencia de promoción cultural homónima, proyecto de Ngo Mpii para la “difusión de los saberes africanos”. ¿Su objetivo? Tratar de “cambiar las narrativas de la inmigración africana compartiendo historias que conecten las diásporas entre ellas”, cuenta Jacqueline. “Sin renunciar a los desafíos sociales. Consideramos la inmigración africana como algo que aporta, algo fundamentalmente positivo que debería ser aprovechado para crear oportunidades para los actores implicados”.

guia_de_africa_en_paris_de_little_africa_4580_620x465

Jacqueline Ngo Mpii: No hay una única cultura africana en París. África son sus 54 países pero también sus diásporas (Haití, Antillas, Estados Unidos…). Cada uno se expresa a través diferentes prismas -gastronomía, emprendimiento, moda, música, etc.- y no únicamente buscando inspiración en su país de origen. París es la ciudad europea con más personas afrodescendientes, y su sector cultural es extremadamente dinámico. Desde hace varios años hemos observado la emergencia exponencial de iniciativas individuales o de negocio, y un número creciente de artistas invierten en reescribir las narrativas de la inmigración africana y de la experiencia africana en Francia.

¡No pasa una semana sin que un evento relativo a África tenga lugar en París! Ya sea underground, en lo digital o incluso en instituciones públicas. Además de que en 2017 la expresión “primavera africana” reapareció por todas partes para designar un interés creciente de las instituciones culturales por la creatividad africana. ¡Lejos de reducir todo esto a una tendencia creo que se trata de un comienzo! La temporada cultural Africa 2020 fue confirmada el pasado mes de julio por el presidente Emmanuel Macron, con N’Gone Fall como comisaria.

Jacqueline Ngo Mpii: Sí y no. Los recursos culturales que existen (museos, festivales, galerías, embajadas, librerías, boutiques, restaurantes…) demuestran que sí. Todos los establecimientos diversos africanos, chinos, indios, libaneses, prueban que existe una demanda a nivel local y una voluntad pública de verlos emerger. (Pone de ejemplo el Château Rouge en la Goutte d’Or…) Se trata de una integración a múltiples escalas, y los subsaharianos no son la única comunidad presente. Los magrebíes, paquistaníes o antillanos son muy activos en el barrio.

Sin embargo, si debo tomar el término integración, hacer entrar en un conjunto en tanto que parte integrante, diría que podríamos hacerlo mejor. A la diversidad le lleva tiempo arraigarse en las mentalidades y en un patrimonio francés que siempre se han proclamado universalistas. ¿Qué decimos de que se le diga a una periodista de origen senegalés en un plató de televisión que su nombre de pila es un insulto a Francia y que no forma parte de su historia, me pregunto? El pasado mes de julio, el Mundial de Fútbol supuso, como en 1998, un raro momento de unión nacional. ¡Se vieron escenas de unidad en las calles o a los jugadores de la selección francesa bailando logobi! También surgieron debates intensos en torno a la cuestión de la diversidad.

Las herramientas de promoción de la ciudad muestran todavía muy poco de un París diverso. Londres o NY son pioneros en la materia, sus representaciones incluyen barrios populares, estaciones de metro e influencias culturales diversas, en París la imagen que tienen los turistas es la misma que hace 100 años.

26231739_393600207759922_2452974734199038016_n

Por parte de los medios centrados en África, observamos cómo los jóvenes migrantes se transforman en altavoces del multiculturalismo. El juego de migraciones históricas o recientes hace que este fenómeno se replique por todo el planeta. De París a Pekín, pasando por México o Melbourne, una conciencia propiamente afrodescendiente se estructura. Entre la adaptación y la negociación intercultural, los jóvenes de ascendencia africana han crecido en Francia reivindicando cada vez más una doble cultura y una clara visibilización de la identidad afrofrancesa. Hoy encontramos marcas de expresión parisinas o de cultura africana que hacen coexistir perfectamente el chic parisino junto a la creatividad africana.

Jacqueline Ngo Mpii: Desde hace cuatro años seguimos y apoyamos el mercado de arte contemporáneo africano. El arte ostenta un lugar central en nuestro proyecto. ¿Por qué artistas en una guía turística? Porque es una manera de apoyarles. Es uno de los numerosos prismas que ponemos a su disposición para sacar lo máximo de su talento y explorar nuevos campos de expresión.

¿Cuál es tu París? Y lo que nos interesa, que es construir recursos visuales para la ciudad. Una ciudad se visita a partir de la imagen que te has creado de ella, de lo que hemos visto u oído de ella. Queremos crear un imaginario en la mente de los viajeros, nuevas postales, nuevos poemas sobre la ciudad. Los cinco artistas de esta segunda edición de la guía son La Fille du 12ème, Dimitri Fagbohoun, Beya Gille Gacha, Evans Mbugua y Capitaine Alexandre.

Captura de pantalla 2019-01-16 a la(s) 10.34.57

Dónde comer

BMK: Este pequeño bar ha conquistado el corazón de todo el mundo. La comida es sencilla y sabrosa, fresca y creativa. ¡El restaurante dispone de una buena tienda con productos que se pueden comprar allí mismo como mermelada, té o chocolate!

Ô Petit Club Africain: Como su nombre indica, se trata de un pequeño club familiar en Puteaux. El chef Raoul Coly propone una cocina tradicional del Oeste de África y África Central. Una vez al mes, un grupo de música toca en directo y una vez a la semana se celebra un día de Kora. Yo voy a menudo cuando me quiero alejar de París o para el clima propicio de citas profesionales (decoración y servicio impecables).

Una visita cultural

La librería del Museo de Quai Branly. Un verdadero pequeño paraíso cultural donde podemos encontrar todo tipo de objetos y libros. Es realmente un espacio muy bello.

*Hay diez ofertas especiales para los lectores que son válidas en los locales de distintos socios (moda, gastronomía, etc.) y un concurso de lotes por valor de 10.000$. El libro además apoya un proyecto de formación de guías turísticos en África. Cada guía vendida supone 1€ que se desitina a la asociación NIMBART, encargada de poner en marcha el programa educativo.