Le Siffleur (El Silbador), escultura de la famosa colección Big Foot (Pie Grande) del artista franco-israelí, Idan Zareski, fue develada recientemente por el artista, en Zona Franca La Lima (ZFLL), en Cartago.

La pieza que mezcla materiales como resina y bronce ahí instalada y de siete metros de longitud, según el mismo escultor, es su obra de arte que más se relaciona con nuestro país, pues “guarda el olor a café, al césped después de la lluvia y a los atardeceres sin fin de Costa Rica”, suelo en el que además vivió durante 17 años.

El artista, creador de la familia “Big foot”, a la que pertenece El Silbador, utiliza los pies gigantes como característica distintiva en sus obras, pues para él, los pies nos cargan, pero al mismo tiempo nos anclan en la tierra y nos dan raíces que definen quiénes somos en realidad.

La instalación de esta escultura en el parque empresarial tardó 2 días y se requirió la colaboración de 15 personas y una grúa.

Zareski se caracteriza por no dibujar bocetos, pero son sus emociones que, a través de sus manos, dan vida a las obras de arte.

“Esta es una obra que evoca al trabajador costarricense, a nuestras raíces y a la huella que queremos dejar con nuestro trabajo diario”, señaló Philippe Garnier, presidente y CEO de Garnier & Garnier, empresa desarrolladora de este parque empresarial.

CLL_6740

Innovar y mirar al frente

El Silbador fue una obra en la que el artista trabajó durante nueve meses. Despierta el interés de las más de 2.000 personas que a diario visitan ZFLL, no solo por sus imponentes dimensiones, sino porque simboliza la huella que cada ser humano deja al pasar.

Garnier afirma que “Le Siffleur nos invita a ver el mundo con nuevos ojos cada día, porque el arte nos recuerda que la vida es dinámica, y que siempre hay una nueva manera de apreciar lo que ya conocemos”.

Idan Zareski, cuenta que él nació como escultor en suelo costarricense, y que éste, fue el país que lo acogió como artista, aunque nació en Israel, creció en África, también vivió en Canadá, Bélgica, Francia y Estados Unidos.

En el 2008, Idan empezó a modelar la familia “Big foot”, sin nunca haber recibido una sola clase de escultura, simplemente aprovechó su don artístico para plasmar a través de sus obras, el apego universal de la humanidad al planeta, sin importar el lugar en el que vivamos o quiénes seamos. Hoy, cerca de 60 esculturas con pies grandes, recorren el mundo.

DCIM100MEDIADJI_0394.JPG

DCIM100MEDIADJI_0394.JPG