La Ruta de los Conquistadores se ha catalogado como una de las carreras más importantes de Costa Rica. Si está pensando en hacerle no olvide estos consejos.

Silenia Zúñiga

Tras un camino lleno de retos físicos y climatológicos esta competencia requiere mucha destreza y preparación, por eso la alimentación es un factor fundamental para realizar esta competencia.

Alimentación
De acuerdo con Mariana Urbina, la encargada de prensa de la Ruta de los Conquistadores, se tienen que consumir alimentos fáciles de digerir, por lo que se recomienda eliminar las carnes rojas con bastante antelación a la carrera. Lo cual se puede sustituir por una dieta a base de verduras, frutas y carnes blancas.

Entrenamiento
El acondicionamiento físico también es vital, así que lo más recomendable es entrenar en diferentes geografías del país para acostumbrarse a las diferentes temperaturas y suelos.
Esto se debe que los tres días de carrera empiezan en Jacó, pasan por Tres Ríos, llegando a Turrialba y para finaliza en Playa Bonita en Limón.

“Son diferentes lugares con condiciones climatológicas muy distintas, si se llega a entrenar en una sola zona es posible que no este bien preparado totalmente para la competencia”, comentó Román Urbina, creador de Ruta de los Conquistadores.

Ruta de conquistadores

Vestimenta y equipo
Además de entrenar en distintas zonas es indispensable cuidarse la piel de los rayos del sol, usar ropa contra los rayos ultravioleta y también ir preparados con un casco especial y lentes.
Es necesario llevar equipo extra por un eventual percance como tener dos neumáticos de repuesto, inflador, una herramienta multifuncional, aceite, guantes, casco y lentes pueden salvarlos para que sigan con la carrera sin ningún inconveniente.

“Algunos llevan un botiquín de primeros auxilios, crema solar, lipstick y repelente para mosquitos, sin embargo, todo es peso, así que en una carrera donde tenés que estar entre 8 a 12 horas en la bicicleta es mejor seleccionar”, dijo el experto.

Hidratación
Lo ideal es hacer una combinación entre agua y el suero. Hay que tener cuidado con no consumir en exceso, sino con medida.

“Las lesiones más comunes son las que vienen a raíz de un accidente, es bueno saber cuando hay que bajarse de la bicicleta para caminar. También la posición correcta del asiento puede evitar una lesión lumbar, percatándose de que no esté desacomodado”, comentó Román.