También conocida como anafrodisia, esta alteración va mucho más allá de la falta de apetito sexual. ¿Qué es, por qué surge y cómo combatirla? Una experta en la materia resuelve todas las dudas.

Harpers Bazaar

Las películas, libros y el contexto social en el que hemos crecido nos han inculcado desde bien jóvenes el término de ‘adicción al sexo’, pero muy pocas personas se han detenido a hablar de la parte contraria: la anorexia sexual. No estamos hablando solo de la falta de apetito sexual, sino de un problema que va mucho más allá.

Tal y como indica la psicóloga y sexóloga Ana García “la anorexia sexual se produce cuando el ser humano rechaza el sexo sintiendo aversión a él, y evita cualquier tipo de contacto sexual, siendo el principal desencadenante el miedo”. Uno de los primeros en acuñar este término fue el Dr. Patrick Carnes que con su libro Anorexia sexual: cómo vencer el odio a la propia sensualidad (1997, reeditado en 2001) se adentró en un mundo lleno de emociones y problemas sexuales, comparando el trastorno alimenticio con la práctica sexual.

Las personas que padecen este trastorno ven el sexo como un enemigo furtivo del que no quieren saber nada y al que rechazan en todo momento, y no como la experiencia satisfactoria y placentera que debería ser.

Para entender más en profundidad esta compleja patología, desde Harper’s Bazaar hemos hablado con la sexóloga Ana García para que resuelva todas nuestras dudas.

Síntomas de la anorexia sexual:
El miedo y la ansiedad son dos de los principales síntomas más presentes en las personas afectadas por este tipo de trastorno a la hora de realizar o pensar en cualquier práctica sexual. Ana García afirma que es “el miedo a tener contacto con los demás, a desarrollar sentimientos y emociones intensas, a sentirse atraído por alguien, a la vulnerabilidad, incluso a sentir su propia sexualidad, o comenzar una relación de pareja, lo que les produce una gran ansiedad, y por lo tanto lo evitan y rechazan a toda costa. Suelen vivir de forma aislada, consumir pornografía (en muchos de los casos), y tener un bajo nivel de educación sexual”.

También se pueden dar otros factores relacionados con la anafrodisia y es que para evitar este tipo de contacto sexual las personas se acuestan pronto, ponen cualquier excusa para el encuentro íntimo, se vuelcan en la familia, amigos o cualquier otro tipo de entretenimiento que les mantenga ocupadas.

Causas que provocan la anorexia sexual:
-Falta de educación sexual.

-Frustración como consecuencia del consumo del porno.

-Altas expectativas en las relaciones sexuales.

-Falta de autoestima.

-Abusos sexuales o agresiones sobre todo ocurridas durante la infancia.

-Malas experiencias íntimas.

-Conflictos de pareja.

-Problemas en el trabajo.

-Estar sometida a un alto nivel de estrés.

Similitudes con el trastorno alimenticio:
Son dos patologías que provienen de puntos muy similares. Según Ana García “hay algunas emociones que se manifiestan en ambas anorexias, de ahí que se llamen parecido, como puede ser: la soledad, el perfeccionismo, la autoexigencia, el no respetarse a uno mismo, el aislamiento, falta de autoestima, y de seguridad, la inferioridad, y el miedo a mover ficha y fracasar”.

Ahí es donde entra en juego la analogía del sexo con la comida. En la anorexia sexual en vez de evitar la ingesta de alimentos con la consecuencia de sentirse bien con uno misma, la persona evita a todo costa cualquier tipo de contacto sexual llegando a dominar su propia vida y afectando a las personas que están a su alrededor.

Es un trastorno que tiene solución
Tal y como recomienda Ana García lo primero que hay que hacer para combatir el problema sexual es “empezar por tratar la percepción personal de cada uno pues existe un problema en la percepción que la persona tiene de si misma”.

También es muy importarte centrarse en la educación sexual, cambiar las ideas preconcebidas que tiene la persona del sexo y crear un discurso nuevo y sano en torno al mismo. Aprender a verlo como algo positivo y no como un enemigo.

Además sí o sí se debe reducir el estrés y la ansiedad, y trabajar para aumentar la autoestima, la seguridad y la confianza perdida por el camino.

¿Es lo mismo la anorexia sexual que la bulimia sexual?
No. En el caso de la bulimia sexual, estamos ante una definición algo diferente. La aversión no es al sexo sino a la intimidad. “De ahí que tengan una conducta compulsiva a numerosos encuentros sexuales, quedándose en eso sin llegar a nada más, por miedo a tener mayor intimidad. Y esto, como ocurre en la bulimia, al final provoca un sentimiento de culpabilidad”, comenta Ana García.

Recuerda que si crees que puedes estar padeciendo algunos de estos trastornos sexuales no dudes en acudir a un experto en la materia para comenzar a tratarlo desde ya mismo. Porque es muy probable que no afecte solo a tus relaciones más íntimas, sino que es un problema que afecta a todos los niveles de tu vida.