Intentemos recordar la última ocasión en la que vimos una foto (en una revista o en una red social) de alguien que llevase ropa que suscitó nuestro interés. A continuación, posiblemente fuimos a Google a buscar dichas prendas… pero careciendo de referencias y sin manejar el vocabulario técnico adecuado para describirlas, posiblemente el resultado de la búsqueda resultó de poca o ninguna ayuda.

Este inconveniente supone sin embargo una oportunidad para Amazon, el gran gigante del comercio minorista online, que ve cómo hay todavía un sector de mercado que se le resiste: el de la moda. Y su oportunidad radica, precisamente, en evitar al usuario el paso intermedio de Google dándole las herramientas para ‘describir’ la ropa que está viendo.

Visión artificial y deep learning para ganar el mercado online de la ropa

Esa herramienta se llama StyleSnap, un sistema de IA que se integrará en la app móvil de Amazon, permitiendo al usuario hacer directamente una foto de la ropa que nos interesa (o cargar una imagen contenida en el dispositivo móvil) con el objetivo de mostrarle prendas similares que estén a la venta en el portal de Amazon.

Básicamente, Amazon nos ofrece el ‘Shazam’ de la moda. La compañía desveló esta nueva funcionalidad ayer en el transcurso de la conferencia RE:Mars sobre inteligencia artificial, que organiza estos días en Las Vegas.

En palabras de Jeff Wilke, CEO de Amazon Worldwide Consumer,”la simplicidad de la experiencia del cliente oculta la complejidad de la tecnología detrás de la misma”. En su blog corporativo, Amazon abunda en dicha afirmación:

“Desarrollar esta funcionalidad no fue sencillo. Las imágenes relacionadas con el ‘lifestyle’ y las publicaciones de los influencers son impredecibles, tanto en poses como en localizaciones. StyleSnap usa la visión artificial y el deep learning para identificar los artículos de moda de una foto […] clasificándolos en categorías como ‘vestidos fit-and-flair’ o ‘camisas de franela’.”

La compañía explica que, para que las redes neuronales que hay detrás de esta tecnología sean capaces de identificar un mayor número de categorías, las han dotado de varias capas superpuestas, de tal modo que las primeras son capaces de detectar elementos simples como bordes y colores, dedicando las siguientes a elementos más complejos, como la identificación de los patrones de la tela.

Amazon no tiene el éxito garantizado con este lanzamiento, dado que algunos de sus grandes rivales en el campo de la moda están empezando a incorporar funcionalidades similares; pero sí deja claro que no piensa renunciar a un sector muy rentable, y que está dispuesto a utilizar su (enorme) experiencia en el campo de la IA para hacerse valer.

Marco Merino para Xataka.com