Hoy, en esta sección en la que les hablo de los detalles más íntimos de mi vida, quiero celebrar con ustedes algo muy especial que me pasó este mes. Salí en la edición de Marzo de Vogue México y Latinoamérica, en la cual resaltan mi trayectoria de modelo, mi faceta de empresaria y directora del Mercedes-Benz Fashion Week San José y Guanacaste. Yo honestamente no suelo publicar en mis redes este tipo de cosas, la gente no se imaginaría lo penosa que soy de mostrar mi trabajo. Nunca lo hago porque soy tan perfeccionista que nunca estoy cien por ciento satisfecha con los resultados, lo cual no está nada bien y es una de las cosas que estoy tratando de cambiar.

Sin embargo he decidido compartirles este editorial de la revista Vogue ya que me enorgullece muchísimo lo que en él se dice y la proyección y validación que le dan a mi trabajo. La gente a veces me pregunta cómo he logrado ciertas cosas, cómo he podido llegar a tener tantos negocios fructíferos y una carrera consolidada, la respuesta es una: perseverancia. Ha habido muchas veces en las que he querido echarme para atrás y darme por vencida, bajar los brazos es la salida fácil de los problemas y de los retos, pero sin duda lo que más ha marcado mi vida es la perseverancia y el espíritu de lucha. Que me traten de bajar el piso es casi cuestión de todos los días, que hablen mal de mí o me metan en chismes también, que me digan que no se puede hacer algo o que sucedan problemas inesperados en el trabajo, no es cuestión de una vez al día, es cuestión de muchas veces al día. Pero la madurez me ha enseñado que entre más alto estés en la montaña más viento va a haber, y entre más éxito tengás, menos amigos tendrás para celebrar.

Yo he decidido caminar con pasos firmes y seguros, lo cual no significa que no me vaya a caer o que no me vaya a equivocar, caminar firme significa tener una dirección, un propósito y un norte. Esto no se aleja cuando uno tropieza, de hecho, los tropiezos son otra manera de acercarnos hacia los sueños que tenemos. Si me preguntan, yo no me considero exitosa, aunque en este artículo dice que lo soy, mi forma de ver las cosas es otra y procuro nunca creer que soy exitosa o que ya todo lo hice y que lo hice perfecto. Yo me considero “casi exitosa”, y por ende nunca dejo de trabajar, de tratar de ser mejor, de perfeccionarme a mí y a mi trabajo. Ese “casi” que siempre he antepuesto a la palabra éxito me ha permitido nunca creérmela, nunca permitir que se me vuele la cabeza, nunca creerme mejor que nadie, y por supuesto, jamás dejar de estar agradecida por cada cosa pequeña y grande que Dios y la vida me han permitido tener y disfrutar. No, no soy exitosa, soy “casi exitosa”.

He tenido negocios fracasados, problemas económicos, de salud, una vida sentimental complicada con un matrimonio que no funcionó y que no le deseo a nadie (ya sé… ese tema lo tenemos pendiente y prometo contarles mi historia en cuanto esté preparada), en fin, muchos momentos complicados. Pero en medio de todo he tenido la perseverancia de saber que con trabajo duro y un buen plan de trabajo los negocios saldrán adelante, que tomando mejores decisiones y abriendo el corazón a la gente que lo merece este estará tranquilo y bien cuidado, y que los problemas económicos son pasajeros si uno se ordena y trabaja duro. En fin, la vida es hermosa, pero también cabrona, al tiempo que te sonríe te puede dar una bofetada en la cara, pero eso es parte de vivir, de ser, de existir. La fórmula está en seguir caminando, en avanzar y en tener fé de que haciendo las cosas bien, hasta el panorama más negro tendrá un pronto amanecer.

Yo amo cada paso que he dado, y aunque me arrepiento de algunos de ellos y no los repetiría, me siento agradecida y bendecida por mi cuerpo, mi entorno, mi vida y mi trayectoria. Agradezco mucho a Vogue y a Mariana Valle por este artículo tan lindo que es una recompensa a tantos años de esfuerzo y de tratar de hacer bien las cosas.

¡Un beso a todos! ¡A seguir caminando!

Leona

La sección #AmaCadaPaso es presentada por Amopé

V_Mexico_02

V_Mexico_03

V_Mexico_04

Fotografía: Mario Chavarría

Follow my blog with Bloglovin!