Sé que la menstruación puede llegar a convertirse en una molestia, a veces sentimos que el mundo se nos viene abajo y tenemos que romper con la rutina; sin embargo, en lugar de sentirla como algo que nos detiene, podemos aprovechar esos días para desmentir los mitos que la sociedad nos ha inculcado con respecto a ella, y así disfrutar al máximo de cada etapa que conforma nuestra vida.

Uno de los mitos más repetidos es el que asegura que con la menstruación NO se puede utilizar ropa blanca. Eso es parte del pasado, pues existen toallas de diversos tamaños que nos dan máxima protección y nos hacen sentir seguras en todo momento; sin tener que estarles preguntando a nuestras amigas si “se nos pasó” o estar yendo al baño cada 5 minutos a revisarnos. Ya no tenemos que sacar todas nuestras prendas oscuras y reservarlas para los días del período, podemos disfrutar al máximo del resto del guardarropa con o sin menstruación.

La antigua excusa de no utilizar vestidos o enaguas talladas por andar en tus días ya no te funcionará más; pues la invención de los tampones ha provocado que ni siquiera notemos que andamos en nuestros días y podamos disfrutar de todas las experiencias que vivimos normalmente. Leggings, shorts, pantalones deportivos y hasta bikinis pueden formar parte de tus outfits 365 días al año.

Es cierto que la menstruación a veces nos provoca cambios de humor e incomodidad; sin embargo, en lo personal, en esos días siempre trato de verme lo mejor posible y que el malestar no interfiera con mi día a día. Una manera de disminuir mi malestar físico-contrario a lo que se piensa- es por medio del ejercicio; salir a correr, andar en bicicleta o bailar hacen que la molestia disminuya y logre relajar la mente al máximo para regresar a mis responsabilidades. Las toallas ultradelgadas de Kotex se han convertido en mis mejores amigas a la hora de disfrutar de todo tipo de deporte sin limitación alguna.

Todos los períodos tienen sus pros y contras, lo mejor que podemos hacer es aceptarlos y adaptarse a ellos de la mejor manera, y con las herramientas necesarias. Además, podemos comenzar a apreciar la menstruación de manera diferente, puede que no lo hayas pensado, pero esta puede convertirse en el pretexto perfecto para darse un chineito extra, asistir al salón, ir al spa o visitar tu restaurante favorito sin remordimientos.

Texto: Andrea Rojas Ulate