La semana pasada tuve el placer de asistir al foro Mujeres Poderosas de Forbes, nunca había tenido la oportunidad de ir a uno de estos foros que la revista lleva ya realizándo durante varios años en el país. Tengo que decir que el evento en sí me parece importantísimo, un espacio de empoderamiento para la mujer emprendedora, un lugar para tejer alianzas entre mujeres y para absorber conocimiento de grandes referentes femeninos, y algunos masculinos también. Este tipo de espacios a algunas personas les parecen innecesarios, sobre todo si esas personas tienen pene, pero a mí me parecen de vital importancia, hay cosas que solamente si sos mujer podés comprender, únicamente si alguna vez te han denigrado por tu género, sólo si te han negado ciertas oportunidades por tener pechos, sólo si has tratado de luchar por un panorama igualitario en una sociedad patriarcal y has identificado las carencias y necesidades en un sistema que todavía tiene voz y pensamiento de hombre; eso verdaderamente te hace comprender las necesidades de sembrar semillas de poder, de pensamientos emprendeduristas, de fortaleza entre la mayor cantidad de mujeres posible.

Durante el foro hubo puntos altos, altísimos y otros no tanto, algunos momentos rayaron en lo trillado, pero en general fueron extremadamente valiosos algunos de los aprendizajes que me llevé conmigo y que hoy quiero compartirles. Por eso he decidido contarles los nueve mensajes más importantes del foro Mujeres Poderosas de Forbes y de las mujeres que más me inspiraron. Pero antes voy a ponerlos en contexto de algunos datos bastante alarmantes y francamente desalentadores sobre la percepción de la igualdad de género en Centroamérica, información que nos suministró UNIMER antes de iniciar las charlas:

1- Las mujeres en el mundo reciben alrededor de un 24% menos del salario del que recibe un hombre por realizar el mismo trabajo.

2- En muchos puestos de trabajo, las mujeres ganan hoy lo que los hombres ganaban hace 10 años.

3- Las mujeres tienen únicamente un 20% de participación parlamentaria y política.

4- De 10 posiciones de liderazgo en empresas, sólo tres son asumidas por mujeres.

5- Al ritmo que vamos nos tomará alrededor de 118 años lograr la equidad entre hombres y mujeres en el espacio laboral y social.

Las ocho enseñanzas más importantes del foro Mujeres Poderosas:

1- La autonomía financiera es esencial para la mujer. En general, cuando la mujer tiene independencia en sus finanzas puede también empoderarse de sus propias decisiones, tener una mayor sensación de seguridad y de fortaleza, una mujer dueña de su economía es también una mujer dueña de sus decisiones. Este gran mensaje nos lo dio Mercedes Peñas, primera dama de la República.

2- Todas las mujeres debemos ser protagonistas del cambio y de la transformación. Parte de las razones por las cuales los hombres nos llevan mucho camino, sobre todo en ciertos sectores, es porque ellos han sabido crear oportunidades para su propia “tribu”, los hombres son más empáticos entre ellos que las mujeres. Si verdaderamente queremos lograr la igualdad en todos los espacios y en un tiempo menor al proyectado por UNIMER, debemos lograr generar encadenamientos entre nosotras, levantar juntas la bandera en pro de la equidad y luchar porque los derechos y las oportunidades de todas sean respetados. “La unión hace la fuerza y es básica en el proceso de transformación”, dijo Mercedes Peñas.

3- “No necesitamos que nadie nos diga que somos poderosas, lo sabemos porque hemos sobrevivido a una sociedad patriarcal limitada historiadamente en oportunidades para nuestro género”, Elizabeth Odio.

4- Los países que incorporan a las mujeres en igualdad económica con los hombres son los más desarrollados y esto fomenta el crecimiento de su PIB.

5- Las mujeres que piensan que no son capaces de hacer algo, no lo harán nunca, aunque tengan las aptitudes. Elizabeth Odio insiste en que es vital empoderar a las mujeres y convencerlas, en todos los niveles, de que sí se puede. Una palabra de aliento o de apoyo puede cambiar la perspectiva que tiene una mujer sobre sí misma. ¿Has intentado darle aliento a tus compañeras de género aunque no las conozcas?

6- Siempre cuando una mujer se atreve contra el poder, lo primero que le juzgan es su moralidad. La periodista y activista cubana Yoani Sánchez dio en el clavo sobre uno de los aspectos que no nos permite desarrollarnos plenamente como mujeres, y es que si vivimos en una sociedad patriarcal, en la que las oportunidades no son las mismas si sos mujer, y debes levantar la voz para exigir un trato igualitario, la primer arma que utilizarán en contra tuya será la de la injuria y la calumnia y lo primero que harán es jugar con tu dignidad. No podés permitir que eso suceda.

7- Cuando uno sabe ya no vuelve a ser el mismo. La ignorancia puede ser liberadora, te exime de involucrarte, de participar, de luchar por mejorar tu entorno, pero una vez que tenés el conocimiento de la realidad de lo que está pasando, sobre todo si esa realidad te afecta directamente, es muy probable que ya no volvás a ser el mismo. En algunos casos tomarás la antorcha de una causa o de otra, en otros apoyarás a los activistas del cambio o puede que simplemente seás un espectador, pero ciertamente ya no tendrás la ¨tranquilidad¨ de permanecer ajeno a un problema del cual estás consciente.

8- El 80% de la decisiones más importantes de trabajo que haremos tienen que ver con la selección de nuestra pareja. Nuria Marín fue enfática en hablar sobre la importancia de tener una pareja que nos apoye, nos impulse, que sea terreno fuerte para nuestra visión y nuestros sueños. La elección de nuestra pareja es una de las decisiones más importantes que tomaremos en la vida y sin duda impactará directamente nuestro potencial productivo y como profesionales.

9- Visualización. El poder de la visualización es básico para alcanzar tus metas. Andrea Cardona, alpinista profesional y la primera mujer latinoamericana en subir el Everest me recordó la importancia de visualizarnos en la cima de cualquier reto, la laboral, la personal, los literales y los metafóricos. Todas las cimas, por más empinadas e imposibles que parezcan, pueden ser alcanzadas.

Otra cosa con la que me gustaría que se quedaran es que es importante crear una adhesión explícita hacia la lucha por la igualdad de género, ser valientes, sin paños calientes y luchar no solamente por nosotras mismas sino por el resto de mujeres que aún no pueden elegir con quien casarse, luchar contra el abuso, elegir su profesión o si quiera si desean trabajar, decidir sobre sus propios cuerpos, ganar igual que sus compañeros hombres, acceder a las mismas oportunidades, la lucha no es de una, la lucha es de todas.

Un abrazo a todos y gracias de nuevo a Forbes por la invitación y a todas las mujeres panelistas que abrieron su corazón y su mente para inspirarnos.

Leona