Antes de salir de viaje haga un presupuesto y determine los gastos que su bolsillo puede soportar; tome en cuenta su destino, medio de transporte, la duración, el número de viajantes y actividades.

Para que las vacaciones de sus sueños no se conviertan en una pesadilla financiera es necesario planear y tener un presupuesto que le diga cuánto puede gastar y cómo, de acuerdo con expertos. Lo mejor es anticiparse al menos dos meses para hacer reservaciones, sobre todo cuando su viaje coincide con temporadas altas, o sea cuando todos tienen vacaciones, como en el caso de fin de año, Semana Santa y verano, dice la asesora de agencias de viajes, Karina García.

Si quiere viajar en fin de año aún está a tiempo, pero debe empezar ya para evitar sorpresas y lograr algunos ahorros, señala la experta.

“Planear su viaje y tener un itinerario definido hace una gran diferencia en cuanto a gastos se refiere (…), ya que al contemplar cada gasto se pueden agregar o eliminar actividades y ahorrar hasta un 30% “, dice el consultor en finanzas personales, Salvador Tamayo.

Antes de hacer la maleta

Para iniciar las vacaciones con el pie derecho, tome en cuenta estos consejos:

1. Lo primero que debe saber es qué tipo de vacaciones quiere, si desea algo para descansar, hacer turismo de aventura, etc, ya que en base a esto podrá determinar la duración del viaje y aproximar un costo total.

2. Una vez que ha decidido el lugar, García recomienda informarse acerca de sus atractivos, el promedio de sus precios y los servicios disponibles. Un buen ejercicio es cotizar el viaje en al menos tres agencias y hacerlo también por su cuenta, para que decida la opción más conveniente.

3. Recuerde que el costo de transporte varía si viaja en automóvil propio, rentado, autobús o avión. Evalúe cada posibilidad y presupueste. La forma más cómoda de viajar es en automóvil propio, pero debe agregar el costo de mantenimiento y un chequeo de prevención para evitar accidentes.

4. Si ya tiene una idea general del costo aproximado, haga un plan para cada día con itinerarios. Para que esté completo lo mejor es determinar lugares para visitar o actividades y costos. En este apartado debe incluir un gasto diario promedio que incluya tarifas de entrada, costo de actividades, transporte y alimentos.

5. Uno de los mayores costos de viajar, después del transporte es el hospedaje, por lo que debe poner especial atención en este punto. Para elegir mejor, determine cuánto tiempo pasará en el hotel, por ejemplo si es sólo para dormir y bañarse, puede optar por algo cómodo pero económico. Si suele pasar gran tiempo en el hotel y necesita de la tecnología y todas las comodidades de la ciudad, su opción deberá ser más lujosa.

6. Otro rubro importante que casi nadie toma en cuenta (y donde hay más fugas de dinero), son los recuerdos o regalos para familiares y amigos, ya que aunque sean pequeños gastos, acumulados pueden sumar grandes cantidades. Los expertos recomiendan poner nombre a cada obsequio y fijar un tope máximo por souvenir.

7. Si tiene unas finanzas saludables, puede aprovechar tu tarjeta de crédito para adquirir paquetes de alguna agencia, ya que este tipo de ofertas generalmente presentan buenos descuentos o pueden pagarse a meses sin intereses. Los especialistas sólo aconsejan utilizar el plástico cuando se podrá pagar sin “ahorcar” otros gastos. Otra ventaja de usar este instrumento es que al pagar las vacaciones con una tarjeta de crédito puede ampararte con los seguros de viajero que generalmente ofrecen.

8. Finalmente, y una vez que haya contemplado todas las variables, puede recortar gastos al agregar actividades según el costo previsto. Sin embargo, y aunque tenga todo planificado, recuerde que siempre debe disponer de un 10 o 20% de su presupuesto para hacer frente a cualquier imprevisto.

Recuerde que nunca debe gastar más de lo que puede pagar, ya que por muy tentadoras que sean las vacaciones, al regresar la deuda puede borrarlas y transformar el viaje en una pesadilla.

Expansion.mx