En nuestra vida hay días buenos y malos, pero la manera en que empezamos el día puede influir muchísimo en nuestra mentalidad y en cómo enfrentar cualquier obstáculo que se presente en la jornada. Por eso, compartimos siete simples hábitos que puede implementar en su rutina para empezar mejor sus mañanas.

Levantarse temprano

No hay mejor manera de empezar el día, que empezando cuanto antes. Despertar más temprano ayuda a ser más productivos y a sentir menos estrés durante el día. Quince minutos pueden hacer la diferencia. Además de la hora, es importante el modo en que se levanta. Busque la forma de despertarse tranquilamente de su estado de reposo. Una buena forma de lograrlo es ajustar la alarma del celular para que no sea tan agresiva y no le altere desde temprano. Si es de sueño pesado, sube el volumen de la melodía que escoja; procure que sean sonidos de la naturaleza para sentir menos estrés.

Meditar

Para poder levantarse relajado, es importante tener un tiempo de meditación y estiramientos. Con 5 minutos que dedique en la mañana podrá llenarse de energía y cargar su día de buenas vibras. No piense en los pendientes del día aun, relaje la mente y prepárese para el día.
Despierte sus sentidos del tacto, oído y olfato para estar en sintonía con us mundo desde temprano. Una vez que termine, tendrá más disposición para las labores del día.

Moverse

Hacer ejercicio temprano en la mañana mejorará el flujo sanguíneo del cerebro, e incrementará su productividad y desempeño. Dependiendo el tiempo del que disponga, puede prolongar el tiempo de meditación y estiramientos, salir a correr, bailar o realizar sets de sentadillas y/o abdominales. Lo que vaya mejor con usted. ¡La idea es moverse!

El desayuno

¿Suena lógico, no? Pues aún así nos lo saltamos cuando vamos tarde a nuestro día, pero hay que darle el debido espacio en nuestra rutina porque es necesario cuidar nuestro bienestar.
Tener un desayuno más completo le aportará los nutrientes que necesita, además estará de mejor humor. No se salte esta parte importante de su día porque ya se hizo tarde, o para llegar antes. Si nunca le alcanza el tiempo para el desayuno, pruebe ajustando sus horarios.

Prepararse con calma para el trabajo

Tomar demasiadas decisiones estresantes en la mañana puede drenar su energía. Busque la forma de automatizar algunas decisiones, y evite entrar a revisar su correo y las redes sociales en cuanto se despierte. Respete su tiempo de preparación mental, relájese y designe tiempos para sus actividades desde el día anterior.

Establecer prioridades

Elija pocas prioridades para su día y verá que será más productiva. Pregúntese:
¿Qué quiero hacer hoy?
¿Cómo me quiero sentir hoy?
¿Qué me gustaría evitar hoy?

Dedicir que será un buen día

La actitud también juega un papel importante en nuestro día. Decidir que vamos a tener un buen día es la clave para empezar bien la mañana. Pueden haber imprevistos pero de todo se puede aprender. No somos las situaciones que nos suceden, sino lo que decidamos hacer con ellas.

Magy Ortiz, Lamoradasimple.com