Adoptar un estilo de vida saludable es una decisión personal que requiere de amor propio y compromiso con nuestras metas. Aunque puede parecer un reto difícil de emprender, estas seis premisas son la base para motivarse día a día.

Un estilo de vida saludable se construye con determinación y metas realistas, para que la transición sea más natural y no caigamos en frustraciones, la coach nutricional y experta en salud, Marietta Flores, recomienda fijar metas a corto plazo que se adapten a nuestras rutinas ya existentes.

Valorar nuestro cuerpo
“Es el único lugar donde vamos a vivir toda la vida”, comenta Flores. De acuerdo con la experta, para tener una vida sana hay que aprender a valorar nuestro cuerpo y cuidarlo, en lugar de intentar cambiarlo. Es vital una alimentación equilibrada, buen descanso y ejercicio físico diario. Estos tres pilares son básicos para cuidarse físicamente y sentirse más saludable.

Vencer la pereza
La especialista aconseja fijar retos concretos en el deporte, a corto o mediano plazo, para mantener la motivación. Ya sea correr, hacer ciclismo, hiking, ejercicios funcionales, pilates o yoga, lo idóneo es realizar el tipo de ejercicio que se acople a nuestros horarios y presupuesto, y sea una razón de disfrute.

Elegir alimentos saludables
“Evite comer con los sentimientos, no se deje llevar por la ansiedad”, recomienda Flores. Saque de su vida los tres “venenos blancos”: azúcar refinado, harina refinada y sal refinada. Busque información sobre alimentos saludables libres de procesos químicos, pruebe cuáles alimentos le hacen sentirse bien, puede comparar cómo se siente su estómago cuando toma café o té verde, por ejemplo, sentir cómo reacciona al pan blanco y al pan integral, y de esa manera empezar a tomar decisiones conscientes. Agregar a la dieta frutas y vegetales es imprescindible, así como cuidar el consumo de carnes rojas y grasas.

Pasar tiempo con los seres queridos
Es necesario hacer un espacio para compartir con la familia y los seres queridos, esto provoca un efecto positivo en la autoconfianza, mejora el estado de ánimo y produce una sensación de respaldo en la vida.
Descubrir el mindfulness
Es una disciplina basada en la meditación, que nos invita a observar la realidad presente sin juzgarla, aceptándola tal y como es. Practicar mindfulness enseña a ser agradecido con la vida y encontrar plenitud en las cosas más simples del día a día.

Creer en uno mismo
Trabajar la autoestima es clave para vivir en salud, la terapia con psicología positiva, los libros de crecimiento personal, y el coaching de vida o profesional, pueden ser herramientas muy efectivas para salir adelante en circunstancias difíciles y aprender a creer en nuestro potencial.

Por María Fernanda Alfaro. Fotos: stock.