¿Cómo mantenernos motivados para hacer ejercicio después de que el entusiasmo inicial se haya desvanecido? Casi todo el mundo ha empezado un programa de entrenamiento en algún momento de su vida para abandonarlo poco tiempo después.

Al empezar en el gimnasio tenemos muchas ganas, pero después acabamos dejándolo poco a poco. ¿Por qué no acabamos lo que empezamos?

Quizá las apuestas estén en nuestra contra. Hay miles de cosas que pueden desviarnos de nuestro objetivo: emergencias personales, demasiado tiempo en el trabajo, cuidar a los niños, enfermarse, sufrir lesiones deportivas o simplemente dar prioridad a otras actividades de ocio.

Hay momentos en los que no tenemos nada que hacer pero preferimos quedarnos en el sofá viendo la TV, seguramente por ser lo más cómodo, ¿verdad?

Cómo motivarse para hacer ejercicio a diario

A continuación vamos a darle algunas ideas para seguir motivado cada día y no dejar de lado su plan de entrenamiento actual.

Consiga un compañero de entrenamiento

Entrene de manera habitual con un compañero que lo llame por teléfono si no ha ido al gimnasio a la hora establecida. Tener a una persona pendiente de nosotros nos influye para no perdernos ningún entrenamiento. Si hemos empezado junto a él una serie de objetivos, nos sentiremos obligados a no abandonarle.

Además de adquirir compromiso, podrán ayudarse con ciertos ejercicios y, lo más importante, harán la sesión mucho más amena.

Varíe los ejercicios

No caiga en la rutina de realizar siempre los mismos ejercicios porque se acabará aburriendo. Existe un gran repertorio de ejercicios para cada grupo muscular, por lo que si odia un tipo de ejercicio o máquina, y quiere deshacerse de las excusas y encontrar tiempo para hacer ejercicio, seguro que puede encontrar una alternativa más agradable. Eche un ojo en la red para encontrar los ejercicios que más se adecúan a sus gustos.

Mantenga un pensamiento positivo

Piensa siempre en positivo cuando está en el gimnasio, especialmente al final de la sesión. Felicítese a si mismo por haber acabado el entrenamiento y siéntase orgulloso por alcanzar los objetivos establecidos. El refuerzo positivo es una poderosa técnica de automotivación.

Si tiene pensamientos negativos al final del entrenamiento como “sstoy encantado de haber terminado esta terrible experiencia” no durará mucho tiempo en el gimnasio. Las frases motivadoras ayudan muchísimo a seguir trabajando e intentar conseguir los objetivos y metas propuestos.

Escuche su música favorita

Si entrena solo y le parece aburrido, no dude en llevar su música para correr o entrenar, ya que le hará más ameno el entrenamiento. Elija canciones que le motiven, le suban el ánimo y le ayuden conseguir sus objetivos.

Elija ejercicios cardiovasculares divertidos

Podría realizar una sesión de Jumping Jacks durante 25 minutos varias veces a la semana para mantenerse en forma, pero, ¿es esto divertido? Para la mayoría, no. El mejor ejercicio es el que se practica en un entorno ameno y divertido, por lo tanto, no dude en usar máquinas de step o bicicletas estáticas para realizar sus ejercicios cardiovasculares.

Los equipos de cardio en los gimnasios tienden a ser un poco aburridos después de un tiempo, porque lo único que hacemos es colocarnos sobre la máquina y mirar a una pared o pantalla de TV. Cuando este hecho nos empiece a desmotivar, debemos pensar en salir a realizar esta actividad al aire libre. Puede practicar natación, ciclismo o deportes como el tenis, fútbol o baloncesto, como herramienta para practicar actividades de cardio mientras pasamos un rato divertido.

Sea consciente de la importancia del ejercicio

¿Qué es lo más importante que posee actualmente? ¿Un carro? ¿Una casa? No, es su salud. Su salud es mucho más importante que cualquier cantidad de dinero o puesto de trabajo. Probablemente trabaje 40 horas a la semana, ¿no puede dedicar 4-5 horas a la semana haciendo ejercicio? Realizar ejercicio regularmente alarga su vida, pero todavía más importante, mejora su calidad de vida.

Guíafitness.com