Nombrar a alguien como un revolucionario involucra muchas cosas. Si bien esto significa un cambio brusco en el ámbito social, en donde hay un estallido físico, emocional y cultural, ¿se puede lograr esto en la moda? ¡Claro que sí! Tal y como lo dijo Umberto Eco: “El lenguaje del vestido sirve para transmitir posiciones ideológicas”, lo cual es clave en el momento en el que vivimos hoy.

Por Mariana Valle Mesen.

La moda va más allá de distinguirse de los demás, no se trata de un logo Chanel, Gucci o Prada, al final hay que ir un paso más allá de la implicación del producto como tal, y lo que busca reflejar ante la sociedad. Para esto, se necesitan mentes visionarias y arriesgadas: los directores creativos. Y es que, para generar ese tan ansiado alboroto, conmoción e inquietud que buscamos los millennials (older & younger) se necesita un líder revolucionario que lleve la batuta de una casa creativa.

Con esto, ser director creativo de una marca, no importa si es cara o no, lo que importa es el aporte que se está generando a la sociedad y a los consumidores. Hoy podríamos argumentar que una de las claves está en la estrategia continua que se experimenta en línea. Generar un bullicio digital, generar entretenimiento, y crear una lógica en un producto tanto para nuevos y actuales consumidores, es el verdadero ingenio detrás de posicionarse como los mayores agentes de cambio en la industria.

1. Virgil Abloh, diseñador, empresario, arquitecto, ingeniero, DJ y mano derecha de Kanye West. Se podría decir que con eso basta ¿no? Pues a pesar de las críticas que recibió al principio de su carrera, este joven ha conmocionado la industria con su pasión a la subcultura del streetwear. Virgil entendió lo que el consumidor estaba pidiendo, aprendió a escuchar, esto lo llevó a fundar OFF-WHITE, una firma que profesa amor por lo que dicta la gente en la calle. Su base se trata de representar a su generación de acuerdo a un diálogo que exprese la personalidad y la perspectiva de los millennials, quienes están cambiando las reglas del juego. De igual manera, el norteamericano confirma al 100% que las redes sociales son una de sus inspiraciones y es la herramienta que tenemos para romper barreras entre los creadores de la moda y los que la utilizan. Seguidamente, la firma francesa Louis Vuitton, lo nombra como director creativo de la línea masculina, haciéndolo el primer afrodescendiente en unirse a la marca bajo esa posición. En LV ha logrado que la moda de lujo para hombres entienda un nuevo vocabulario, así introdujo el “acessamorphosis” y redefinió los colores, accesorios y abrió puerta a colaboraciones como prueba de que la moda está abierta a dar paso al cambio.

AlessandroMichele

2. Alessandro Michele, el italiano encargado de operar la casa Fiorentina, Gucci, es sin duda uno de los más revolucionarios en la industria desde su llegada en el 2015. Su trabajo ha logrado incorporar los códigos románticos en una visión social y jovial, mezclando tanto el arte como la historia para mujeres y hombres por igual. Sin duda su iniciativa social, la incorporación de artistas contemporáneos y diseños llamativos cautiva a la audiencia de hoy, y va a un paso más para llevar la moda a situaciones entretenidas, importantes y actuales, como por ejemplo, en su más reciente presentación SS19, cautivó a la prensa con su campaña al reinterpretar las famosas protestas estudiantiles que se vivieron en Francia en 1968; momento en la historia que marcó libertad en la cultura juvenil. Haciendo así a Gucci, parte de la historia y de todos nosotros.

Portrait of designer Riccardo Tisci

Portrait of designer Riccardo Tisci

3. Riccardo Tisci, quien con su salida de Givenchy y su nombramiento en Burberry, no solo fue una sorpresa para muchos, sino que al escuchar la noticia, no había nadie en la moda que no estuviera con ansias de ver su próxima colección. La marca inglesa Burberry, aunque siempre ha estado a la vanguardia del sector digital y ser el TOP del lujo digital, en cuanto a sus diseños no se podría definir como una marca risk taker ya que guarda proporciones clásicas y, ahora, al tener a alguien como Tisci a la batuta, ha logrado sorprender, y hasta cambiar el logotipo junto con Peter Saville (algo que no se había hecho en dos décadas). Su afinidad por los guiños conceptuales, sensual y hasta algo romántico ha dado un giro 180 a la firma, y ha hecho del mítico estampado la mejor apuesta de las mujeres más influyentes del mundo.

VirgineViard

4. Virginie Viard, la sucesora y arma secreta de Karl Lagerfeld en Chanel…Pressure much!? No para Virginie. La francesa ha pasado los últimos 30 años en la Maison bajo el ala de la Alta Costura, y se ha convertido en la única mujer después de la mismísima Coco Chanel en ser la encargada de darle dirección y rumbo a la firma. En Viard veremos un estímulo de imaginación alentador y lo clásico se verá aún más renovado. Chanel siempre impone con sus creaciones, pero su peculiar estilo de mix entre la mezclilla y del cuero despierta un nuevo aire, uno de mucha responsabilidad y pasión por la próxima colección. El legado que ha dejado el Kaiser Lagerfeld, no solo debe de ser conmemorado sino llevado un paso más allá, marcando un tiempo no para revolución sino evolución.

SimonPorteJacquemus

5. Simon Porte Jacquemus, un autodidacta de la moda, muy juzgado por la industria en sus inicios, pero sin duda es uno de los más reales de todos. El francés ha crecido como la espuma gracias a sus pasos old school que puso en marcha. Este se rodeaba de happenings callejeros y comenzó a hacer ruido sobre su firma, buscaba reporteros para hablar con ellos sobre su marca, asistir a los Vogue Fashion Night Out´s, hasta que logró dar con chicas it como Lolita Jacobs y Emily Ratajkowski. Junto a ellas supo hacer ruido en las redes sociales sobre su firma, que clasificaba como sporty Parisian minimalism. Jacquemus ha declarado que ser un outsider, creciendo en la campiña francesa, rodeado de burros, sol y girasoles, ha sido la base de su éxito, y esto hace que sea un director creativo real, como si fuera uno de nosotros, y expone en sus creaciones su realidad. “Vendo poesía” ha declarado el diseñador, quien, mediante la luz, la música, y su inspiración surrealista logra que cada colección lleve su marca a otro nivel, utilizando siempre su encanto a la antigua, y manteniéndose a la cabecera digital. Es uno de las figuras más jóvenes de la industria, y como buen millennial lleva una deconstrucción en la línea gráfica, y sobre todo, es coherente en su estrategia, afirmando que siempre va a hacer lo que ha soñado…ser libre.