La buena noticia es que ya se acerca el fin de semana y si está pasando por días de mucho estrés, lo mejor es desconectarse de la rutina y volver a la paz que solo nos brinda la naturaleza. Estas son 4 experiencias que le pueden devolver la energía y la calma, al disfrutar del momento presente.

Por Marjorie Espinal.

1. Realice un retiro de yoga

Usualmente estos retiros son de un fin de semana, en un lugar alejado de la ciudad donde se pueda tener contacto con la naturaleza y mucho espacio para el silencio interior. Estos retiros guiados por instructores de yoga y terapeutas holísticos certificados, además de incluir varias clases de yoga y meditaciones durante el fin de semana, también ofrecen un menú vegetariano y de productos orgánicos, para ayudar a desintoxicar tanto el cuerpo como la mente. Si se siente tímido conviviendo con grupos de desconocidos, una opción divertida puede ser inscribirse con una amiga o su pareja.

2. Reserve una cabaña en el bosque

No hay nada como volver a la naturaleza cuando se trata de mejorar la atención y la presencia. Reserve una estadía en una cabaña escondida en el bosque, lejos de las distracciones de la vida, como los smartphones y su laptop.

Tómese el tiempo para escuchar los sonidos a su alrededor, como el de los arroyos y las hojas que crujen, camine por los senderos mientras aprecia la serenidad del bosque, complemente con una buena lectura o mejor aún, largas conversaciones con un ser querido.

2. Hospedarse en un hotel de inspiración zen

Todos deseamos lograr un estado de ánimo zen y muchos hoteles ayudan a los huéspedes a lograr la paz interior al incorporar colores suaves y luz natural en los espacios comunes, materiales orgánicos como la madera y el algodón en las habitaciones, y un menú detox que incluye opciones healthy con frutas orgánicas, té verde y hasta vinos de producción orgánica. Definitivamente, este tipo de hoteles ofrecen experiencias wellness con increíbles tratamientos en el spa que le relajarán hasta el último músculo.

3. Acampar en la playa

Para realmente cosechar los beneficios que el mar ofrece para la salud, no hay nada como acampar justo en la playa. Dormir con el rumor de las olas, amanecer en medio de la naturaleza, pasar todo el día descalzo, con los pies directo sobre la arena, y volver a lo básico, supliendo nuestras necesidades mínimas para cada día, puede darnos una sensación de grounding incomparable. Si además aprovechamos el ambiente para compartir con la familia y amigos, dedicándoles toda nuestra atención, un viaje de camping puede crear lindos recuerdos para toda la vida.

4. Vivir la experiencia de una granja

La vida del campo genera sensibilidad y mayor conciencia, por ello el turismo de granja se ha puesto de moda y experiencias como recolectar huevos, alimentar a los animales, cabalgar, o simplemente disfrutar de una caminata por un sendero en la montaña, forman parte de la estadía en una granja. Los highlights de su vacación probablemente sean las mañanas con olor a café recién chorreado y deliciosos desayunos con los ingredientes más frescos como leche, quesos y tortillas.