Antes de dar este importante paso debes tener claros determinados aspectos. Esta serie de preguntas te ayudarán a ello.

Forbes
Un emprendedor tiene que reunir ciertas aptitudes necesarias para poner en pie un negocio. Algunas de ellas tienen más relación con la forma en la que desempeñas el trabajo, pero muchas otras hacen referencia a tu forma de ser y a cómo lo encaras.

Si tienes en mente embarcarte en un proyecto como emprendedor es importante que estés seguro de que reúnes esas capacidades personales necesarias para ello. Es decir, tu capacidad de ver las cosas con optimismo, ver hasta qué nivel tienes madera de líder, etc. Para ello, estas 10 preguntas que te proponemos a continuación en la fotogalería pueden servirte.

Coge lápiz y papel (o abre una página de word) y ve contestando a cada una de ellas. Al terminar sabrás si tienes madera de emprendedor y podrás comenzar tu proyecto seguro de que todo saldrá bien.

¿Confías en tus posibilidades?
Para ser emprendedor es importante tener una confianza plena en ti mismo y en tu proyecto. De esta forma podrás sacarlo adelante sin titubeos.

¿Eres una persona optimista?
Tienes que ver el vaso medio lleno y confiar en que el proyecto que tienes entre manos será un éxito.

¿Conoces el mercado?
Es importante conocer con qué competencia te vas a enfrentar. Para ello es determinante mantener los ojos abiertos y conocer las necesidades y demandas que hay.

¿Largo o corto plazo?
Un punto importante para determinar si tienes madera de emprendedor es si miras a largo plazo. Es básico que el emprendedor visualice su proyecto y tenga visión de negocio.

¿Temes perder dinero?
Arriesgar dinero siempre da cierto reparo. Pero un emprendedor asume que poner en marcha su negocio implicar desembolsar dinero. Hay que poner límites a esos miedos y lograr que eso no te condicione (y confiar).

¿Te adaptas bien a los cambios?
No es lo mismo trabajar en una empresa que ser tú la empresa. El ambiente de trabajo será diferente y asumir todas las responsabilidades influirá en la rutina de trabajo, para eso debes de ser consciente de que el cambio no es malo.

¿Tienes dotes de comunicación?
Un buen emprendedor es capaz de expresar sus ideas, objetivos, necesidades, hablar con unos y con otros y siempre transmitiendo el mensaje adecuado. Es esencial para que el negocio crezca y se mantenga.

¿Sabes trabajar en equipo?
Reclutar un buen equipo es importante para que todo fluya. Las relaciones que se establezcan marcarán el rumbo que marque el negocio ya que serás las personas que tiren del carro, junto a ti.

¿Tienes capacidad de iniciativa?
Tener ideas que mejoren tu negocio va a ser esencial. Pero también tienes que llevarlas a cabo y, sobre todo, saber cómo. Céntrate en ellas y pelea por hacerlas realidad, solo así tu negocio será cada vez mejor.

¿Te caracterizas por tener un carácter perseverante?
La motivación es uno de los pilares. Sin ella todo se hará cuesta arrib